Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Por incumplir la normativa edil y de bioseguridad, el sábado último, la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) clausuró dos discotecas y un bar restaurante donde se encontró a más de mil personas consumiendo bebidas alcohólicas y excediendo el aforo permitido por el Ejecutivo durante la presente pandemia.

Los fiscalizadores de las áreas de Salud, Gestión del Riesgo de Desastres y Defensa Civil, Licencias y el personal de Seguridad Ciudadana acudieron al bar restaurante Cataleya, situado en la urbanización El Cortijo, y encontraron a más de 50 personas en avanzado estado de ebriedad.

La misma inspección se realizado en la discoteca Chueca, en la urbanización San Isidro, siendo los dos locales clausurados por 30 días por no contar con el certificado de Inspección Técnica de Seguridad en Edificaciones (ITSE) y multados con dos infracciones de S/ 6 mil 440, porque no cuentan con dicho documento y hallarles deficiencias de seguridad.

Mientras, la subgerencia de Salud clausuró por 45 días hábiles la discoteca Danza Club, en el sector La Encalada, al constatar la presencia de más de mil personas al interior del establecimiento y fuera de ella, quienes pugnaban por entrar al local y logrando ingresar un grupo de ellos a empujones.

Los fiscalizadores optaron por cerrar temporalmente el local debido a que los administradores no presentaron el plan de prevención contra la COVID-19 y se excedía el aforo permitido. Fue necesaria la presencia de la Policía para retirar a todos los jóvenes que estaban aglomerados en la discoteca.