Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Pobladores de la comunidad de Llacuabamba (Pataz) denunciaron un derrame de relave minero, por parte de la Unidad Minera Aurífera Retamas S.A. Marsa, en el río Shucaque, generando una afectación al cuerpo de agua, fauna y flora acuática de la localidad.

La ubicación del comienzo de este derrame de relave minero es en las coordenadas UTM WGS 84; 9 109 546 N, 232 375 E, aguas abajo de la Unidad Minera Aurífera Retamas S.A y se ha extendido por el río Shucaque; este hecho ocurrió el 21 de mayo, y se trata de un material que comúnmente se conoce como “lama”, un mineral molido de tonalidad oscura.

“La empresa está tratando de ocultar lo que ha pasado. Nosotros tenemos entendido que ha venido la OEFA, pero ellos están con la empresa. Qué tratos estarán haciendo”, manifestó al respecto el Teniente Gobernador de Llacuabamba, Gonzalo Domínguez, mientras sostenía entre sus dedos parte del mineral molido.

Por otro lado, un representante de una ronda campesina denunció que aún se pueden encontrar restos de “lama” en el río, por lo que la limpieza realizada a cargo de la empresa no se hizo correctamente.

Asimismo, agregó que esta corriente se une con el río conocido como “Las tres lagunas”, el cual es concurrido y pasa por diferentes comunidades de Retamas, hasta llegar a la laguna de Pías donde pescan.

“La empresa es así, ellos causan el daño y en la noche mete a su personal tratando de limpiar, pero con eso no se va a remediar el daño ocasionado”, reclamó el juez de Paz de Llacuabamba.

Los pobladores de la comunidad esperaban reunirse con la empresa Marsa y las autoridades competentes de medioambiente, como la OEFA, pero se les exigió requisitos para ingresar a sus salas de operaciones, por lo que se retiraron.