Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Los afluentes de los ríos están en un estado de riesgo debido al incremento de organizaciones mineras ilícitas en diferentes puntos de la provincia de Otuzco, región La Libertad. Tal es el caso de las aguas del río Chicama, en Huaranchal, contaminadas por efecto de los desechos mineros provenientes de Quiruvilca y que tienen destino final el río Moche.  

“El río Chicama tenía sus aguas cristalinas, pero grupos de mineros ilegales e informales han destruido estas aguas que eran aptas para el consumo humano, con el que antes se regaban miles de hectáreas de terrenos agrícolas, donde se criaban peces y otras especies de agua dulce. Ahora todo esto está en peligro”, denunció un poblador de Otuzco.

Además, la extracción de carbón que se da en la zona donde inicia el río Chicama, perjudica la calidad de vida de los ciudadanos de Huaranchal, Callancas, Chapihual, Huayobanba, El Lajón y otros sectores, pese a que les exhortaron a las autoridades del Gobierno regional, que ejecuten acciones de intervención.

“Esperamos que el ministro del Ambiente, Modesto Montoya, que es otuzcano, escuche nuestro pedido y pueda buscar una solución a esta problemática. No queremos estar lamentando muertes por contaminación. Ya tenemos mucho con las que se han ocasionado por los enfrentamientos que se dan en este lugar”, manifestó una moradora.

Artículo anteriorHijos de ronderos solo pagarán la tercera parte de la mensualidad en la UCV
Artículo siguienteDeclaran inadmisible candidatura de Luis Pérez al municipio de Moche