Municipalidad de Alto Trujillo ejecuta obras viales plagadas de observaciones

0
192

La Municipalidad Distrital de Alto Trujillo, bajo la administración de Joseph Cubas Tejada, otorgó la buena pro de la obra “Mantenimiento vial de la Calle 59, tramo prolongación avenida Uno hasta avenida Dos, y mantenimiento vial de la prolongación Jr. Inca Yupanqui tramo prolongación Av. Uno hasta Av. Dos del distrito de Alto Trujillo”, al Consorcio Pistas Alto Trujillo.

Asimismo, la obra “Mantenimiento vial de la prolongación av.12 de noviembre, tramo prolongación av.1 hasta avenida 3 distrito Alto Trujillo, provincia de Trujillo, departamento La Libertad y mantenimiento vial de la calle 57 tramo prolongación avenida Uno hasta avenida Dos, distrito Alto Trujillo, provincia de Trujillo, departamento de La Libertad”, fue adjudicada al Consorcio San Isidro.

Sin embargo, mediante el Informe de Hito de Control N°027-2024-OCI/0424-SCC, la Contraloría General de la República (CGR) detectó una gran cantidad de irregularidades en los trabajos que se vienen ejecutando en las dos citadas obras del distrito de Alto Trujillo, situación que podría ocasionar el riesgo de afectar la calidad, durabilidad y el cumplimiento de los objetivos de los servicios.

Durante la visita del órgano de control a la obra de la Calle 59, se evidenció que las áreas intervenidas con imprimación asfáltica muestran huellas producidas por los neumáticos debido al tránsito vehicular, además de agua y residuos sólidos. Asimismo, se “observó en algunos puntos la disgregación de la base de afirmado construida a pesar de que esta ya contaba con la aplicación del ligante”.

Esta situación contraviene el Manual de Carreteras – “Especificaciones Técnicas Generales para Construcción – EG2013”, debido a que establece que, inmediatamente después de la aplicación de la capa de imprimación, esta debe ser protegida por avisos y barricadas que impidan el tránsito durante el período de curado que establezca el proyecto.

En ese sentido, el Consorcio Pistas Alto Trujillo tendría que haber conservado la superficie imprimada hasta que la capa de superficie sea colocada, con la finalidad de que no resulte dañada por el tráfico de vehículos o por otra causa.

Según la CGR, los hechos podrían afectar que la “capa imprimante pierda su efectividad adherente entre la base conformada y la carpeta asfáltica, de igual manera, podría generar el riesgo de no cumplir la finalidad de impermeabilizar, recubrir y unir las partículas sueltas de la superficie de la base”.

A su vez, se verificó que se iniciaron los trabajos de colocación de la carpeta asfáltica, sin que el responsable técnico y el supervisor sustenten documentadamente a la Comisión de Control la realización de ensayos que permiten conocer si el agregado que conforma la mezcla asfáltica cumple requisitos establecidos para garantizar la calidad, durabilidad y el rendimiento óptimo de la carpeta asfáltica.

En la visita de inspección física a la obra de la Calle 59, realizada el 6 de junio del presente año, la Contraloría también evidenció la ausencia del Residente del servicio, Freddy Norberto Miranda Dolores, para asegurar el cumplimiento de las especificaciones técnicas del proyecto y la normativa aplicable, más aún cuando se corroboró deficiencias en las actividades de imprimación asfáltica en parches con MC-30.

Esta falta configura un supuesto de aplicación de penalidad “cuando el responsable técnico no se encuentra en forma permanente en el lugar de ejecución del servicio”; precisando que el cumplimiento debió ser cautelado por el Supervisor, como parte de su control administrativo en el servicio.

Además, según documentación registrada en el portal INFOBRAS, se pudo advertir que Miranda Dolores figura como jefe de supervisión de la obra: “Construcción del terminal terrestre Puerto Malabrigo en el distrito de Rázuri, provincia de Ascope, departamento de La Libertad – III etapa», a cargo de la Municipalidad Distrital de Rázuri.

Considerando que la obra que se viene ejecutando en la Calle 59 en el distrito de Alto Trujillo, inició el 20 de mayo de 2024, “el citado profesional se desempeñaría simultáneamente como supervisor de obra, cuya función se realiza de forma permanente, en una obra con distinta ubicación geográfica, lo que generaría el riesgo de afectar la correcta ejecución técnica del servicio”.

Otro de los profesionales que tampoco estuvo en la obra, durante la visita realizada por el órgano de control el 31 de mayo y 4 de junio, es el ingeniero especialista en suelos, José Luis Ríos Vargas. Durante esas fechas, se venían ejecutando trabajos de corte de base de afirmado y base de afirmado en parches, por lo que, era necesaria la participación del mencionado especialista para efectuar el seguimiento, monitoreo, control e inspección de todos los trabajos relacionados con su especialidad.

De igual manera, se corroboró que la obra cuenta con algunos elementos de señalización de desvió de tráfico como conos, cintas de seguridad y caballetes, sin embargo, estas no se venían utilizando de manera adecuada en las zonas intervenidas. Por el contrario, “para evitar el ingreso de vehículos a las calles, se acopió cúmulos de material excedente en cada calle conectada con las áreas a intervenir sin contar con señalética que indique información o advertencia”.

El órgano de control también puso de conocimiento que dos integrantes del personal obrero no contaban con Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo (SCTR), por lo que, ante un eventual accidente de trabajo, el citado personal no podrá contar con prestaciones de salud, como atención médica, farmacológica, hospitalaria y quirúrgica, ni económicas.

Respecto a la obra de la prolongación av.12 de noviembre, se ha evidenciado que, de acuerdo con la oferta presentada por el Consorcio San Isidro, se acreditó a José Olguín Salinas Burgos como parte del personal clave, en calidad de responsable técnico del Servicio, correspondiendo que esté de forma permanente en la ejecución del servicio.

Sin embargo, Salinas Burgos se encuentra registrado como supervisor de obra del proyecto de inversión denominado: “Adquisición de luminarias; en el (la) av. Santo Toribio (cdras. 1-4), calle Choquehuanca (cdras. 6-7), calle Lizardo Alzamora Este (cdras. 3-4), subsector 3-2, distrito de San Isidro, provincia de Lima, departamento de Lima”, formando parte del personal clave de la empresa consultora Rosalka S.A.C.

La obra mencionada tiene un plazo de ejecución de 90 días calendario, con fecha de término el 23 de julio de 2024. En esa línea, de efectuarse la firma del contrato, la Municipalidad de Alto Trujillo estaría contratando al citado consorcio, con un responsable técnico que no acreditaría su permanencia total en la ejecución del servicio, ocasionando que no se asegure la permanente dirección técnica que permita obtener la calidad requerida para el servicio y ofertada por el Consorcio San Isidro.