La cuestionada constructora brasileña Odebrecht a través de su empresa concesionaria, Rutas de Lima S.A.C y la Municipalidad Metropolitana de Lima firmaron un contrato en la que se incluía una amplia cláusula antiprotestas, lo que le permite al concesionario seguir lucrando a pesar de que el peaje deje de cobrarse. Nosotros nos dimos un tiempo para leer las más de 300 hojas del contrato de concesión y encontramos algunas cosas importantes.

Tras las violentas protestas que se registraron en Puente Piedra hace más de una semana, la Municipalidad de Lima anunció la suspensión del cobro del peaje de S/. 5.00 que pagaban los autos particulares en el sentido sur-norte de la caseta de Chillon. En el comunicado se explica que tanto la comuna como la concesionaria Rutas de Lima S.A.C. están en negociaciones para encontrar una solución beneficiosa para la población, en el marco de la ley.

Y mientras dure todo esto, Rutas de Lima S.AC. no perderá ni S/. 1.00 ya que el monto dejado de cobrar sera repuesto por la MML, en pocas palabras por todos los limeños. La clausula antiprotestas dice que el condecente garantiza al concesionario que en el caso de protestas sociales que surjan antes de un año de instalada la nueva unidad de peaje de Chillon, el concedente en este caso la Municipalidad de Lima reconocerá la totalidad de los ingresos que el concesionario dejó de recaudar, durante el tiempo que sea necesario.

 

La inclusión de esta cláusula en el contrato de concesión que solo menciona el peaje de Chillon deja en claro que al momento de la firma de este acuerdo, se tenia en claro que la inclusión de una nueva caseta de peaje en Puente Piedra podía ocasionar malestar en la población.

En el contrato que resulta ampliamente ventajoso para el concesionario Rutas de Lima S.A.C, se explica que el concesionario deberá adjuntar un informe técnico sustentando la afectación y el concedente tendrá 30 días para pronunciarse.  Supera este proceso la Municipalidad Metropolitana de Lima deberá programar el pago a Vías Nuevas de Lima.

De persistir el malestar social, la salida que encontraría la Municipalidad de Lima y la concesionaria a las protestas en Puente Piedra, seria la reubicación de la estación de peaje de Chillón, lo que también ha sido consignado en el contrato de la concesión Rutas de Lima.

Para este jueves 1 de enero, se ha convocado a través de las redes sociales; una nueva marcha en contra del cobro de este nuevo peaje. El ministerio del Interior ha anunciado que dos mil policías le harán frente a los disturbios que podrían generarse. La fuerza policial contará con agentes de la DIRCOTE para evitar la infiltración de miembros del MOVADEF.

Este contrato de concesión fue firmado en representación de la Municipalidad de Lima por Domingo Arzubialde Elorrieta y por Guillherme Borges de Queiroz a nombre de Rutas de Lima S.A.C

 

(Foto portada: RPP)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here