Y, desgraciadamente el dolor crece en el mundo a cada rato, crece a treinta minutos por segundo, paso a paso, y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces.

“Los nueve monstruos” – César Vallejo.

Este poema de César Vallejo retrata la forma en que quedaron los jugadores del Carlos A. Mannucci y gran parte de su afición, que este el último domingo saborearon el dolor, el doble dolor, y digo el doble dolor, porque el equipo visitante, pese a jugar con la mayoría del público a favor, no supo contrarrestar a los monstruos que tuvieron en los delanteros de la Universidad Cesar Vallejo, que en base a velocidad y contragolpes concretaron los goles para la victoria poeta.

Un partido por momentos con la pierna fuerte como lo es característico en un encuentro llamado “clásico”, un Carlos A. Mannucci con la moral al tope luego de conseguir dos victorias consecutivas, y un César Vallejo que venía de perder su invicto en la selva y con las ganas de levantar esa pequeña mala racha de de derrotas frente a su rival, que tuvo el aliento de la gran mayoría de asistentes que se dio cita al estadio Mansiche.

Un Vallejo muy inteligente en todas sus líneas, un planteamiento bien estudiado por su director técnico de esperar, defender y luego contragolpear, de parte del cuadro carlista un equipo que salió a jugarle de igual a igual, con un Segundo Acevedo siendo la manija del equipo, pisando la pelota y dando momentos de buen futbol.

Cuando se jugaba el minuto 9 del primer tiempo, en una buena escapada del delantero poeta Rafael Agamez cede el balón para Carlos Olascagua y con una definición perfecta pica el balón por encima del portero Pedro Díaz que nada pudo hacer para evitar el primer gol poeta, silencio en un sector y alegría en la otra vereda. Mannucci con el marcador en contra, con la misma iniciativa y con el apoyo del público empezó a meter a Vallejo en su arco como en todo el partido, pero no le bastó, no había claridad y mucho menos contundencia en el ataque carlista.

El segundo gol llega al minuto 24, tras la ejecución de un tiro de esquina un certero cabezazo del defensa central Daniel Ramírez anota y sorpresa en el Mansiche, Vallejo no hacía mayor esfuerzo, ganaba cómodamente y casi sin sudar se iba al descanso con el marcado a favor. Ni las pifias ni el hostigamiento de los hinchas carlistas amilanaron a un Vallejo que no será grande en hinchada, pero agrandado en el césped.

Ya para el complemento, Mannucci salió con otra actitud, con ganas de acortar distancia y la ilusión del cuadro carlista llegó al minuto 68. Un potente disparo de fuera de área de Eduardo “Lalo” Uribe hizo vibrar el estadio Mansiche. El aliento era total, el público carlista despertó y desde las tribunas empezó a empujar, cuando se veía venir el empate, un error en la defensa de Manucci aprovechado por el experimentado Junior Ross, fue cambiado por gol y el partido quedo sentenciado.

A base de velocidad potencia y contragolpe Vallejo fue contundente y eficaz. Días previos se vivió este partido de forma muy especial por la rivalidad generada por hinchas de ambas instituciones, quedará para el registro que un 16 de Julio del 2017 la Universidad César Vallejo derrotó al Carlos A. Mannucci por un marcador de 3 – 1.

La historia dirá que el Carlos A. Mannucci con más años, con más arraigo popular no pudo frente a lo que podría convertirse en el nuevo clásico trujillano.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here