La niña que falleció y cuyo corazón fue trasplantado para salvar la vida de un menor en Lima, también tuvo varios actos de amor por parte de sus padres, quienes autorizaron la donación del hígado y riñones, para 4 pacientes que estaban en lista de espera.

“Si todas las familias de los pacientes que sufren de muerte encefálica aceptaran donar los órganos y tejidos de su familiar podríamos aliviar el sufrimiento de las miles de personas que esperan un trasplante”, explica Juan Almeyda Alcántara, director de la Dirección General de Donaciones, Trasplantes y Banco de Sangre (Digdot) del Ministerio de Salud (Minsa).

El Minsa coordinó con instituciones del Estado y la empresa privada para el traslado de los órganos.

Almeyda Alcántara señaló que cuando la Digdot, toma conocimiento de un donante, a través de la red de procuradores a nivel nacional, de inmediato se busca a los pacientes que son totalmente compatibles que se encuentran en lista de espera y solicita el apoyo de las aerolíneas para cronometrar el tiempo exacto de traslado a fin de evitar el deterioro de los órganos.

Los órganos donados tienen un tiempo límite antes de ser trasplantados. Por ejemplo: el corazón 4 horas, el hígado y páncreas entre 8 y 17 horas, pulmones 4 horas; riñones entre 18 y 36 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here