A pena privativa de la libertad de tres años con seis meses, suspendida en su ejecución, y al pago de una reparación civil de mil nuevos soles fue sentenciado un escurridizo malhechor que se encontraba prófugo de la justicia desde el año 2013, acusado del hurto agravado de conductores eléctricos en agravio de Hidrandina, en la jurisdicción de Moche y otras zonas de la provincia de Trujillo.

Se trata de John Alexander Chávez Villanueva (26), alias “Cholo Joncito”, quien fue capturado reciente en el distrito de El Porvenir por agentes de la Policía Nacional, durante un operativo realizado en esa jurisdicción y dado que le seguían los pasos tras estar en calidad de reo contumaz, prófugo de la justicia, desde el año 2013.

Según la Policía el detenido conformaba la banda “Los Malditos del Alto Moche”, dedicados a cometer diversos delitos, entre ellos el hurto agravado de conductores eléctricos en agravio de la empresa Hidrandina, conjuntamente con el sujeto Yuri Miguel Aquino Anhuamán (26), alias “Loco Yuri”, reo en cárcel en el Centro Penitenciario de Picsi, Chiclayo, por la comisión de delitos contra el patrimonio y sindicado de ser el cabecilla de esta banda de delincuentes que tenía en tinieblas a la zona de Las Delicias y anexos, dados los frecuentes hurtos de conductores en esa jurisdicción.

La sentencia fue dictada por el Quinto Juzgado Unipersonal de Trujillo, quien encontró responsabilidad penal en el malhechor “Cholo Joncito”, como coautor del delito contra el patrimonio en agravio de Hidrandina, en la modalidad de hurto agravado de conductores eléctricos y al pago de 1,000 soles, por concepto de reparación civil a favor de la empresa afectada, según el expediente N° 4364-2011.

Cabe mencionar que “Cholo Joncito”, se encontraba prófugo de la justicia desde el año 2013, luego que fuera intervenido en flagrante delito, conjuntamente con “Loco Yuri”, por la patrulla policial PL-7142, a las 2:30 de la madrugada del día 3 de setiembre del año 2011, en la cuadra siete de la calle Diego Ferré, en el distrito de Moche, en momentos que cometían uno de sus latrocinios.

Al segundo de los nombrados lo intervinieron en lo alto de un poste de alumbrado público, en tanto que el segundo se encontraba abajo pegado al poste, para recoger los cables cortados. En su poder se les encontró una cizalla con la que cortaban los cables y se les incautó 250 metros de conductores que habían enrollado para transportarlos y comerciarlos en el mercado negro.

Este material eléctrico había sido robado del tendido eléctrico aéreo, de baja tensión, de la cuadra 7 de la calle Diego Ferrer y la cuadra 4 del Jr. Real, en la zona de Las Delicias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here