El Órgano de Control Institucional (OCI), informó sobre un supuesto direccionamiento y una sobrevaloración en el proceso de la compra e instalación de cámaras de videovigilancia y el perjuicio económico a la municipalidad de Trujillo, por un monto de S/ 484,865.92.

Las irregularidades encontradas están centradas en la ejecución y en las cotizaciones utilizadas para los términos de referencia.

También se encontró que las especificaciones técnicas exclusivas de una marca, ZTE, que son comercializadas en el Perú sólo ZTE Corporación Perú, postor que ganó el proceso de licitación.

Asimismo, también se habría dado la conformidad a la entrega de los bienes, a pesar de que el contratista no cumplió con lo ofertado. Fue en esas circuntancias que se pagó por equipos supuestamente sobrevalorados.

La construcción del centro de monitoreo, la compra de 50 cámaras y la instalación de las mismas tuvo una inversión de más de S/ 9 millones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here