La Contraloría General de la República(CGR) lidera la buena práctica de transparencia y lucha contra la corrupción al implementar la presentación de las Declaraciones Juradas para la Gestión de Conflictos de Intereses, a fin de prevenir que actividades, relaciones o situaciones personales, familiares, laborales, económicas y/o financieras afecten la independencia y objetividad en la labor fiscalizadora de quienes integran el Sistema Nacional de Control.

Durante su exposición en el Congreso Internacional Anticorrupción, organizado por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, el contralor general Nelson Shack, sostuvo que funcionarios y servidores públicos de la Contraloría y del Sistema Nacional de Control (SNC), ya han iniciado la presentación integral de sus declaraciones, cuyo plazo vence el 31 de diciembre.

Shack Yalta dio a conocer que esta buena práctica comprende a 7 mil 500 trabajadores de la CGR y del SNC, entre funcionarios y servidores públicos, independientemente del cargo, nivel jerárquico o función que desarrollen.

La presentación se realiza mediante un aplicativo informático, cuya información se transparentará a la opinión pública en campos específicos, dado que algunos de los contenidos de los reportes tienen carácter público y otros confidenciales. Esta buena práctica también debe ser extendida a todo el sector público, invocó Shack Yalta durante su exposición, ya que contribuye a la lucha contra la corrupción, a través de la demostración de la transparencia y conducta ética de los servidores públicos.

Innovación

Cabe señalar que la presentación de las Declaraciones Juradas para la Gestión de Conflictos de Intereses es una medida innovadora y de profunda importancia a nivel del sector público peruano, y se fundamenta en las Normas Internacionales de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (ISSAI), sobre principios de transparencia, responsabilidad y buenas prácticas para evitar conflictos de intereses y corrupción interna.

Del mismo modo, se sustenta en la Ley N°27815 – Ley del Código de Ética de la Función Pública, que exige a los funcionarios y servidores públicos actuar con rectitud, honradez y honestidad,procurando satisfacer el interés general y desechando todo provecho o ventaja personal, encontrándose prohibidos de mantener relaciones o de aceptar situaciones en cuyo contexto sus intereses personales, laborales, económicos o financieros pudieran estar en conflicto con el cumplimiento y deberes de las funciones a su cargo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here