Durante su presentación en la sesión conjunta de comisión de Cultura y Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos del Congreso, el ministro de Cultura, Rogers Valencia, informó que la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco notificó fuera de plazo dos procesos sancionadores a la inmobiliaria R&G S.A.C., por dañar el patrimonio histórico la Ciudad Imperial, lo cual fue aprovechado por la empresa para apelar esas medidas. 

Según Valencia, existieron cuatro procedimientos sancionadores que establecían multas por 135 UIT, mil UIT, 800 UIT y 10 UIT, pero que dos de ellas ya habían caducado al momento de ser comunicadas.

Además, indicó que las fechas máximas para notificar las sanciones fueron el 5 marzo y 10 julio del año pasado, lo cual no se cumplió, el monto de las multas impuestas a la inmobiliaria superaba los 4 millones de soles.

Durante el debate posterior a la explicación de Valencia, el legislador Wilbert Rozas (Frente Amplio) acusó a la inmobiliaria por destruir muros de andenería inca, canales, una casa de estilo republicano y realizar excavaciones más allá de los límites permitidos.

Por su parte, su colega Francesco Petrozzi (Bancada Liberal) sostuvo que era necesario buscar una solución que contara con la opinión favorable del pueblo cusqueño en vista que era imposible remediar el daño causado.

R&G SAC estuvo a cargo de la construcción del hotel Sheraton en la calle Saphi, cerca a la Plaza de Armas del Cusco, obra que fue paralizada por atentar contra el patrimonio histórico de la ciudad. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here