¿Qué síndrome, virus, bacteria o dolencia ataca a los investigados por corrupción? Alberto Fujimori, Luis Nava y su hijo, Jaime Yoshiyama, PPK, Susana Villarán y otros se han «enfermado» cuando era inminente su traslado a la cárcel. Valientes para robar y cobardes para pagar sus culpas.

Se ha creado una nueva figura legal de restricción personal que podría llamarse la «prisión hospitalaria», los Vizcarras, los Salaverrys, las Bartras y Los Navas son los más felices. ¿Cómo le pone freno el sistema de justicia a esta epidemia de impunidad?.

San Pablo, Clínica Internacional, Clínica San Felipe y Anglo Americana preparen más camas que Jorge Barata, aún no acaba de contar todo lo que sabe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here