La constructora peruana Graña y Montero decidió dar un paso al costado y no licitar contratos de obras públicas durante el 2019, para enfocarse en el sector privado, así lo informó el CEO, Luis Díaz.

Sin embargo, dicha empresa puede presentarse en contratos bajo el esquema de asociación público – privado, en Perú.

Por otro lado, el CEO precisó que la compañía tiene como objetivo obtener US$1.300 millones en ingresos este año, US$40 millones en ingresos netos y una deuda por debajo de US$500 millones.

«El primer trimestre fue lento, pero dada la actual cartera de obras, la compañía está cerca del objetivo de ventas para el 2019 y será selectiva cuando analice nuevos contratos», explicó  Díaz.

Como se recuerda, Graña y Montero canceló su participación en el proyecto Vía Expresa Sur de la cartera de obras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here