Un eventual incremento de la Remuneración Mínima incentivará la informalidad laboral y afectará a las empresas, en particular a las micro y pequeñas, que por su baja productividad podrían ver comprometida su permanencia en el mercado, afirmó el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Alfonso Velásquez Tuesta.

“Sabemos de las grandes necesidades de la población, pero también de la situación precaria de un gran porcentaje de las mypes. Un aumento del sueldo mínimo podría desencadenar en la reducción de personal y una mayor informalidad laboral, y esa no es una opción. Por eso consideramos que no es el momento oportuno para evaluar un aumento del salario”, refirió.

En ese sentido, se debe recordar que en el Consejo Nacional de Trabajo (CNT) se determinó que el alza de la Remuneración Mínima esté basada en una fórmula en base a la inflación y la productividad multifactorial de las empresas (empleo, capital, entre otros).

El Banco Central de Reserva del Perú (BCR) señaló que del 2007 al 2017 la productividad se estancó en 0.4 punto porcentual. En el 2018 cayó a 0.1 punto porcentual.

Añadió que para contribuir a la competitividad de ese sector intensivo en mano de obra se necesita abordar la agenda pendiente: acceso al financiamiento, tecnología y mercados (también compras estatales), reducir sus altos costos administrativos y ofrecer una estabilidad en la normativa laboral, entre otros.

Velásquez consideró necesario desarrollar más proyectos de innovación que permitan a las micro y pequeñas empresas ser parte de encadenamientos productivos. “En el marco de la Alianza del Pacífico se está impulsando la incursión de las mypes en cadenas globales de valor”, detalló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here