La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), denegó la licencia institucional a la Universidad Particular de Chiclayo (UDCH), por incumplir con casi la totalidad de indicadores evaluados referentes a las condiciones básicas de calidad exigidas por la Ley Universitaria.

Por ello, la institución deberá 1) suspender de manera inmediata y definitiva los procesos de admisión y/o matrícula de nuevos estudiantes en cualquier modalidad; 2) iniciar un proceso de cese progresivo de sus actividades, el cual no podrá superar los dos años; 3) informar sobre las opciones que tienen sus 6234 estudiantes para continuar sus estudios (como el traslado o reubicación en otras universidades); y 4) enviar a la Sunedu información académica de los egresados.

Los principales problemas encontrados en la UDCH es que el 50 por ciento de los programas ofertados no tienen ambientes adecuados, el 80% de sus talleres no cuenta con instrumentos de gestión para la identificación de peligros y control de riesgos, no logró evidenciar la correcta disposición final de los residuos sólidos y líquidos peligrosos generados por sus laboratorios.

También se encontró que no encontraron acciones que orienten la investigación entre las horas efectivas en clase y los planes de estudio, el porcentaje de docentes a tiempo completo está por debajo del 25% y no garantiza la continuidad de los servicios complementarios tanto en sede (Chiclayo) como en la filial (Jaén) debido a la falta de recursos.

El superintendente de la Sunedu, Martín Benavides Abanto, explicó que la UDCH está obligada a cumplir con el cese de sus actividades en los términos, plazos y condiciones establecidos. Sin embargo, dicha universidad tiene 15 días para presentar un recurso de reconsideración al Consejo Directivo con argumentos jurídicos-técnicos sobre su proceso de licenciamiento, el cual será evaluado en un plazo de 30 días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here