En salvaguarda del derecho a la salud y la seguridad de los pacientes, la Defensoría del Pueblo intervino el pasado 10 y 11 de diciembre ante el Hospital Belén de Trujillo por el colapso del desagüe por la presencia en sus tuberías de material biocontaminado como gasas, guantes, pañales y hasta placentas. El hecho también trajo como consecuencia que dos electrobombas se quemaran.

Ante esta situación la Defensoría del Pueblo acudió al mencionado hospital y en entrevista sostenida con el director de ese centro médico, éste manifestó que se ha iniciado una investigación para establecer responsabilidades administrativas del área y/o personas involucradas.

Cabe precisar que la Norma de Salud de «Gestión Integral y Manejo de Residuos Sólidos en Establecimientos de Salud, Servicios Médicos de Apoyo y Centros de Investigación», aprobada mediante Resolución Ministerial N° 1295-2018/Minsa, señala que todos los hospitales públicos y privados deben contar con un Plan o Programa de Minimización y Manejo de Residuos Sólidos de su institución, el cual debe describir las acciones a seguir con la finalidad de garantizar el adecuado manejo sanitario y ambiental de estos desechos y establecer un cronograma para el control y monitoreo de la gestión y manejo de los residuos sólidos por cada área o servicio.

Además, personal de la Defensoría convocó a una reunión de emergencia donde participó el director ejecutivo del hospital y los jefes de los Departamentos de Gineco Obstetricia, Sala de Operaciones y Patología, los mismos que se comprometieron a realizar actividades de prevención para mejorar y cautelar la correcta eliminación de los residuos hospitalarios.

Asimismo, el Área de Salud Ambiental del hospital, en coordinación con la empresa de limpieza contratada, supervisarán diariamente las áreas involucradas en la eliminación de estos desechos para cautelar que el procedimiento previo a la disposición final sea el correcto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here