El Pleno del Congreso, en sesión virtual, decidió aceptar por 112 votos a favor, cero en contra y 15 abstenciones, la renuncia de Mercedes Aráoz Fernández al cargo de segunda vicepresidenta de la República, transmitida el 1 de octubre de 2019 mediante una carta simple no numerada.

Inmediatamente el titular del Parlamento, Manuel Merino de Lama, ordenó la emisión de la respectiva resolución legislativa y su publicación correspondiente.

El primer portavoz en tomar la palabra fue el congresista Otto Guibovich Arteaga (Acción Popular) quien afirmó que “nadie puede impedir la renuncia de alguien que lo ha solicitado” e hizo notar que, de acuerdo con el artículo 115 de la Constitución Política del Estado queda “un vacío” y “la realidad nos demuestra que esto podría repetirse”.

Sostuvo que faltan cerrar brechas constitucionales y anunció que hará llegar un proyecto de ley a la Comisión de Constitución y Reglamento para subsanar dicho vacío.

Sobre ese punto, el parlamentario Alberto de Belaunde (Partido Morado) señaló que no existe tal vacío pues el artículo citado de la Constitución es muy claro en señalar cuál es el orden de sucesión presidencial.

«Si el presidente en ejercicio tiene algún impedimento, sería el presidente del Congreso de la República quien lo reemplace, y si el impedimento es permanente, se convoca a elecciones generales», anotó.

Diethell Columbus Morata (Fuerza Popular), cuya agrupación votó colegiadamente por la abstención, manifestó al Pleno la necesidad de tener en consideración una situación muy puntual: el hecho de que el Covid-19 ya había llegado al Poder Ejecutivo, y planteó abrir una reflexión en torno a quién debe asumir el cargo presidencial si el mismo jefe de Estado tiene que apartarse de sus funciones temporalmente.

En su momento, el legislador Daniel Urresti Elera (Podemos Perú) consideró indispensable analizar a la luz inconstitucional el hecho de que Mercedes Aráoz, «en un acto írrito juró como presidenta de la República» y agregó que se trató de «una conspiración de bancadas que terminaron siendo disueltas”.

«Estamos de acuerdo (con aceptar la renuncia) pero que esto no impide que sea juzgada y que pague por los delitos tan serios que ha cometido”, expresó.

El titular de la Comisión de Constitución y Reglamento, Omar Chehade Moya (APP) intervino para decir que su grupo de trabajo se pronunció a favor de que el Pleno debería aceptar la renuncia pues es irrevocable, y esto no obstaculiza el hecho de que su Comisión y la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales “puedan ver si ha habido alguna infracción constitucional”.

Participaron en el debate los portavoces del Frepap, María Teresa Céspedes; de Somos Perú, César Gonzales Tuanama (Somos Perú); del Frente Amplio, Lenin Checco; de Alianza para el Progreso, Fernando Meléndez Celis; de Unión por el Perú, José Vega Antonio; y la parlamentaria No Agrupada Arlette Contreras Bautista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here