Tras los cuestionamientos que recibió por la contratación del cantante Richard Cisneros, conocido como Richard Swing, la ministra de Cultura, Sonia Guillén, renunció a su cargo esta noche.

Antes de dimitir, Guillén Oneeglio puso su cargo a disposición y el presidente Martín Vizcarra aceptó su renuncia. La saliente titular de esta cartera se mostró muy incomoda por el escándalo desatado por la contratación de Richard Swing para dar charlas motivadoras al personal del Ministerio de Cultura, con el fin de mejorar el rendimiento laboral.

Su reemplazante, cuya identidad aún no se conoce, estaría siendo juramentada en el cargo la tarde de este sábado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here