La Asociación de AFP reveló que siete de cada diez trabajadores no van a recibir una pensión en el Perú debido al alto porcentaje de informalidad laboral que existe y que no garantiza el beneficio de la seguridad social en nuestro país, pese a los esfuerzos del sistema de pensiones para que cada vez más personas ahorren para su jubilación.

De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INE), el 72.4% de la Población Económicamente Activa (PEA) es informal. Por ello, el gremio de las AFP planteó la necesidad de hacer un trabajo multidisciplinario para ofrecer empleo adecuado a los peruanos, lo que les permitirá ahorrar para poder tener una pensión en el futuro.

Al respecto, la presidenta de la Asociación de AFP, Giovanna Prialé, sostuvo que lo importante es que todos los países cuenten con un sistema de pensiones que sea sostenible en el tiempo y beneficioso para sus habitantes, y que para ello es necesario dar empleo adecuado.

“De las 16 millones 776 mil 484 personas que trabajan, 12 millones 152 mil 661 son informales, por lo que no tienen el beneficio de la seguridad social. Y aquí es donde debemos trabajar todos los sectores involucrados para formalizar y que los peruanos tengan derecho a una pensión en su vejez”, expresó Prialé.

Esta situación, añadió Prialé, se agravará porque entre marzo, abril y mayo de este año, la población ocupada de Lima Metropolitana disminuyó 47,6%, lo que significa que 2 millones 318 mil 300 personas perdieron su empleo como consecuencia de la cuarentena y paralización de actividades por el COVID-19.

La Asociación de AFP detalló que los crecientes niveles de informalidad también afectan la cotización en el sistema de pensiones. Y ello se grafica en que actualmente en el Sistema Privado de Pensiones hay 7 millones 558 mil 197 afiliados, de los cuales 3 millones 268 mil 371 son cotizantes a las AFP, mientras que la Oficina de Normalización Previsional tiene 4 millones 737 mil 632 afiliados y solo 1 millón 251 mil 210 cotizan.

“Todo esto afecta, especialmente a los que menos tienen. Además, contar con un sistema de ahorro para la jubilación es un gran soporte para los gobiernos y las economías de los países porque reduce el gasto fiscal futuro en atender a este sector de la población que si no ahorra se torna vulnerable. Un sistema de pensiones forjado para atender a toda la población garantiza una calidad de vida digna en la vejez”, explicó Prialé.

Finalmente, destacó la importancia de que todos los afiliados ahorren en una Cuenta de Capitalización Individual, como se hace en el Sistema Privado de Pensiones, debido a que los aportes y la rentabilidad generada por las AFP van a un fondo personal, dinero que es únicamente propiedad del trabajador, inembargable y de ahí saldrá su pensión al llegar a la edad de jubilación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here