Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

La Contraloría General alertó que en el Hospital Belén de Trujillo los productos farmacéuticos esenciales para el tratamiento del COVID-19 que se encuentran en condición de “substock” son vendidos al público sin receta médica, ocasionando el riesgo del mal uso de los medicamentos y que se limite el cumplimiento de la estrategia sanitaria por falta de acceso a dichos bienes

En el Informe de Visita de Control N° 012-2020-OCI/0640-SVC se señala que el Departamento de Farmacia del citado nosocomio decidió que a partir del 31 de julio se restrinja la venta y préstamo a otros establecimientos de salud de medicamentos esenciales como el Bromuro de Vecuronio, Midazolam y Metilprednisolona, debido a que la cantidad de los productos disponibles no cubre la demanda de consumo promedio para garantizar la atención de los pacientes.

Sin embargo, la comisión de control identificó que se hicieron 2 ventas por un total de 21 unidades de Bromuro de Vecuronio y 18 ventas de 204 unidades de Midazolam al público; mientras que los usuarios del Sistema Integrado de Salud (SIS) recibieron un promedio de 5.6 unidades de Bromuro de Vecuronio y 3.7 unidades de Midazolam por paciente.

Cabe precisar que, las farmacias del sector público están autorizadas a vender medicamentos esenciales e insumos médicos al público en general, siempre que sean prescritos por un profesional de la salud y presenten la receta médica correspondiente, según lo establece el Decreto Supremo N° 016-2001-SA, sustentado por la Ley General de Salud.

Otro hecho advertido por la Contraloría es que el hospital carece de balones de oxígeno propios, de acuerdo a su nivel resolutivo (48 balones). Los 10 balones de oxígeno con los que cuenta son prestados por la empresa que brinda el servicio, los que sirven de reserva en caso el suministro del tanque principal llegara a fallar o acabarse.

Dicha situación pone en riesgo la prestación de los servicios de salud de los pacientes, limitando la capacidad de respuesta del nosocomio en la emergencia sanitaria.

Asimismo, el informe recomienda al hospital mejorar las prácticas de distribución de los equipos de protección personal (EPP), pues se advierte la entrega de respiradores y mascarillas N95 a áreas administrativas (a las cuales no les corresponden según Resolución Directoral N°280-2020-HBT). Además, en algunos casos, no se consigna en el cuaderno de cargo el área de trabajo y algunos receptores de los equipos solo colocan su firma, sin detallar nombre.

Este hecho pone en riesgo el buen uso y abastecimiento de los EPPs para el personal sanitario del Hospital Belén, limitando la capacidad de respuesta del nosocomio en el marco de la Emergencia Sanitaria por COVID-19.

Los resultados del Informe de Visita de Control, que comprende el periodo de evaluación del 5 al 11 de agosto, fueron comunicados a la titular del nosocomio para las acciones correctivas que correspondan. El informe se encuentra publicado en el Portal Institucional www.contraloria.gob.pe , sección Monitor de Control y Transparencia COVID-19.