El Gobierno Regional de La Libertad adquirió 1500 oxímetros o pulsioxímetros con los que se viene midiendo los niveles de saturación de oxígeno en la sangre, lo que podría implicar que una persona esté infectada con la COVID-19. “Esta estrategia está dando buenos resultados«, dijo el gobernador regional Manuel Llempén. 

Hay equipo de salud que están saliendo a tomar muestras en lugares públicos y abiertos, las que son más sencillas y requieren menos tiempo que las pruebas rápidas para su aplicación y resultados. Queremos hacer una nueva barrera de contención a una segunda ola covid-19 evitando que los pacientes lleguen a hospitalización o cuidados intensivos, sostuvo.

El oxímetro es un pequeño aparato que se pone en el dedo donde, al pasar la luz polarizada, se puede medir la hemoglobina en los vasos sanguíneos e interpretar la saturación de oxígeno en la sangre. Si éste marca menos de 95 de saturación es cuando hay que someterse a un tratamiento de oxigenación por dos o tres días en los hospitales, recibiendo medicación antes de agravarse e ir cuando el mal está avanzado y se necesite camas UCI.

La dificultad para respirar es uno de los síntomas asociados a la infección del coronavirus y es un signo fácil de detectar, por lo que se recomienda el uso de oxímetros en las empresas y de ser posible en los hogares, para medir los niveles de saturación de oxígeno en la sangre.

Hay casos en los que la disnea –dificultad respiratoria por enfermedad pulmonar, entre otros- no es percibida por el afectado o asintomático, dando lugar a una hipoxia o falta de aire silenciosa, la que puede complicarse con el tiempo, más si se trata de COVID-19.

Si una persona tiene un descenso en su pulsioximetría, y si sufre alguna comorbilidad (enfermedad de riesgo), es prudente que sea trasladado a un establecimiento sanitario tipo Ramón Castilla para que reciba un oportuno tratamiento de oxigenación por dos o tres días, dependiendo del grado observado o tipo de paciente.

Por otra parte, la autoridad regional señaló que las estrategias que se están aplicando para la disminución de la letalidad en La Libertad parecen estar dando resultados. Estas son: Control médico comunitario, Médico a tu casa, Oxigenando a La Libertad y Vacunación contra la influenza y neumococo.

El fortalecimiento del sistema de atención primaria en las casas está permitiendo la disponibilidad de camas hospitalarias libres en la mayoría de establecimientos sanitarios de la región. “Hace dos semanas que hay una tendencia a la baja en la cantidad de fallecidos por día, sin embargo, eso no implica que debemos confiarnos”, sostuvo.

Hay 100 camas en el centro de atención temporal Ramón Castilla, 30 camas en Salaverry con una planta de oxígeno y 45 balones donados por la empresa privada, también la planta de oxígeno donada por minera Marsa que permite que se atienda en Laredo y el isotanque que se está instalando en La Esperanza para atender a pacientes del lugar.

Desde la semana pasada se viene haciendo control médico comunitario con un grupo de profesionales que van a espacios ventilados que gocen de una gran área donde se concentra a personas, respetando el distanciamiento y bajando la carga viral. “Eso lo estamos replicando en el ande, específicamente en Pataz, donde se inició un foco infeccioso”, añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here