Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El pasado miércoles 11 de agosto, seis equipos de la Inspectoría General de la Policía Nacional llegaron a la sede de la Dirección contra el Terrorismo (Dircote), ubicada en la avenida España, en el Cercado de Lima.

Este operativo se debe a que el Ministerio Público inició una investigación preliminar por la presunta comisión del delito de terrorismo contra titular del Consejo de Ministros Guido Bellido, el congresista Guillermo Bermejo y el fundador de Perú Libre, Vladimir Cerrón.

El general PNP en retiro y exdirector de la Dircote José Baella Malca indicó que las inspecciones forman parte de las actividades de la inspectoría, tanto el hacerlas de manera consulta como inconsulta. Sin embargo, sostuvo que por el escenario que se presenta, esta operación se presta a suspicacias porque la Dircote maneja información sensible respecto a las personas que son investigadas por terrorismo. Malca manifestó que la información que maneja esta unidad policial es muy sensible.

“La Dircote, cuando hace una investigación, hace un trabajo profundo en cuanto a seguimientos, en cuanto a testigos protegidos, en cuanto a colaboradores eficaces. Ese es un trabajo conjunto que realiza con la fiscalía especializada en terrorismo y no es cualquier investigación, sino una investigación en base a indicios contundentes”, declaró Baella.

Para el exjefe de la Dircote, esta diligencia le parece rara por el número de equipos que se presentaron, pues en lo general en estas inspecciones participa un equipo, que podría estar conformado hasta por cinco agentes, incluido quien lo lidera y no seis como ocurre en este caso.

“En realidad que lleguen seis equipos sucede cuando hay alguna situación irregular comprobada a nivel de institución. Pero en este caso que te lleguen seis equipos es algo raro”, sostuvo el general en retiro.