El pasado sábado 12 de septiembre, se notificó de la muerte del más grande genocida de la historia del Perú, Abimael Guzmán Reinoso, en las instalaciones de la Base Naval del Callao, donde permanecía recluido desde 1992. Tras su muerte a causa de una neumonía, se generó toda una controversia sobre lo que ocurrirá con los restos del senderista.

Esta tarde el Ministerio Público informó que el Cuarto Despacho de la 3ra Fiscalía Provincial Penal Corporativa del Callao dispuso la cremación de los restos del excabecilla de Sendero Luminoso.

La medida se notificó a la Autoridad Sanitaria, al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y al Ministerio del Interior para realizar con las coordinaciones destinadas a recoger los restos de Guzmán Reinoso de la Morgue Central del Callao para que se cumplan con la incineración y el destino final de sus restos en un plazo máximo de 24 horas, tal como lo ordena la ley.

La resolución señala la necesidad de evitar poner en riesgo la seguridad nacional y el orden interno ante las circunstancias que describe la norma, tal como indica el proyecto presentado por la fiscal de la Nación y que fue aprobado por el Congreso. Además, se sustenta en la defensa de los intereses públicos y el interés social y considerando que sus decisiones tienen impacto en la sociedad.

De otro lado, la Fiscalía informó, además, que el miércoles 22 de septiembre recibieron los últimos resultados sobre las evaluaciones que se le realizó al cadáver de Abimael Guzmán. En ese sentido, notificaron que las indagaciones sobre las causales de su deceso seguirán su curso de acuerdo a las normas vigentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here