La justicia aún le sigue los pasos a uno de los principales mineros ilegales que operan en el cerro El Toro, en Huamachuco, quien tendrá que responder por la muerte de cuatro personas al interior de un socavón  en esta parte de la provincia de Sánchez Carrión, región La Libertad.

El Juzgado  de Investigación Preparatoria de Sánchez Carrión rechazó la solicitud  fiscal de sobreseimiento del caso que se le sigue a  Oswaldo Alva Polo, ahora agente municipal interino del caserío de Shiracmaca, por  las muertes de Raymundo Ulises Narro Alva, Óscar Eleazar López Gálvez, Narciso Francisco Rondo Baca y Roger Gilmer Sánchez Rodríguez.  

Al tomar conocimiento de ello, Jaime Santiago Zevallos Durand, Fiscal Superior Mixto de Sánchez Carrión-luego de revisar minuciosamente los actuados – pidió al fiscal adjunto a cargo del caso, Ronald Urrutia Castillo,  se rectifique y emita requerimiento acusatorio por la presunta comisión del delito contra la Vida, el Cuerpo y la Salud en la modalidad de homicidio culposo en contra del cuestionado pastor evangélico al identificar indicios suficientes para abrir la investigación.  

La medida se da luego que el evangélico, a través de sus abogados pretendió obtener un sobreseimiento de la acusación argumentando que no se podía indicar si efectivamente habían muerto en el socavón ilegal de Alva Polo recurriendo a confusos protocolos de necropsia.

Sin embargo, el Acta de Constatación y/o Geolocalización y Acta de Constatación Policial determinaron el lugar preciso del deceso de los agraviados. Los cuerpos de dichas personas fueron, además, materia de autopsia para determinar la causa de la muerte, la cual concluyó en “asfixia por inhalación de sustancia desconocida”.

“Al fiscal, Ronald Urrutia Castillo suele ver los casos que involucran a los mineros ilegales de El Toro, pero hasta la fecha los expedientes permanecen estancados no hay avances en las investigaciones. Ha demostrado con sus actos que no tiene mucha disposición para investigar”, increpó uno de los deudos.  

Desde   mayo de este año Urrutia Castillo también tiene el casos de la muerte de muerte  de los hermanos Alejandro Paulino Valderrama Altamirano, Esteban Hipólito Valderrama Altamirano, Ricardo Valderrama Altamirano y Merardo Fernández Acebedo quienes fallecieron asfixiados en el socavón legal de Minerals Doña Julia, empresa que pertenece Espejo Moreno.

Ante tanta ineficacia, los deudos y su abogado acudieron a una ONG para que se haga justicia. Lograron obtener el certificado de defunción donde se registra el deceso de Esteban Hipólito Valderrama Altamirano. También las fotografías de tres tumbas con cruces que llevan los nombres de  Paulino, Esteban y Ricardo Valderrama Altamirano. Eso demuestra que los cadáveres fueron sacados del socavón ilegal de Jorge Espejo Moreno clandestinamente y llevados a Cajabamba (Cajamarca).  Las tumbas están en el cementerio de Lluchubamba. Señas suficientes para que el fiscal adjunto Urrutia Castillo haga la constatación.

Por otro lado, se informó que se inscribió el embargo en contra de Oswaldo Alva Polo sobre el 50% de sus acciones y derechos de su colegio consorcio educativo “Gamaliel”, para indemnizar a los familiares de quienes murieron asfixiados en su socavón ilegal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here