Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Como se recuerda, en noviembre del año pasado, los ronderos que forman parte de la Central Única de Rondas Campesinas liderados por Pablo Haro, acataron un paro regional para llamar la atención del Ejecutivo y se puedan cumplir los seis puntos exigidos en su agenda de reclamos.

Entre las demandas expuestas por los ronderos, era la rápida intervención para detener la contaminación del río Moche, el cual viene siendo afectado por los residuos mineros que caen en sus aguas, medida que fue respaldada por los agricultores, los mismos que alegaron que ello resulta perjudicial para la población.

Ante la insistencia de la Central Única de Rondas Campesinas al querer la presencia de Gobierno Central para atender sus exigencias, al Ejecutivo no le quedó más que instalar en la región La Libertad, seis mesas técnicas para atender cada uno de sus reclamos.

Sin embargo, hasta la fecha, el punto que expresa una rápida intervención del río Moche, el cual es uno de los más importantes y relevantes, no se toca. Pablo Haro, presidente de la Central Única de Rondas Campesinas de La Libertad, dio a conocer que los afiliados y los agricultores han expresado su descontento ante la nula presencia del Ejecutivo para atender la problemática del río Moche.

“De los seis puntos, cinco están avanzando como son: subsidio para la compra de fertilizantes; la compra de camionetas, construcción del hospital en Huamachuco y la habilitación de carreteras. Sin embargo, no vemos un avanza claro en el tema de la contaminación del río Moche. El viceministro de Energía y Minas dijo que venía el 17 para informar y ahora dicen el 25 de este mes. No vamos a aceptar paseos”, indicó Haro.

Por último, el dirigente argumentó este malestar frente al Gobierno de Pedro Castillo, alegando que diversas universidades locales ya han realizado estudios para demostrar la contaminación de las aguas del río Moche debido a los releves mineros.

“Pero si eso no es suficiente, que el Ministerio de Salud venga y haga análisis de sangre a los niños de las zonas afectadas por la contaminación minera y de una vez se convenzan de que hay que ponerle un alto a este grave daño que significa consumir agua contaminada con minerales pesados”, enfatizó Pablo Haro.

Foto: Correo.