Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Con el objetivo de prevenir que los ciudadanos incurran en delitos de falsificación, contaminación o adulteración de productos médicos, entre otros, la Primera Fiscalía Provincial de Prevención del Delito de Trujillo intervino farmacias del distrito de El Porvenir.

Las farmacias Mi Porvenir, Luz Farma y Graus Farma fueron clausuradas por estar funcionando sin director técnico o químico farmacéutico, como una medida de seguridad.

Del mismo modo, funcionarios de inspección municipal actuaron para sancionar a los centros farmacéuticos Vicus Farma, Corazón de Jesús, San José y Graus Farma, por carecer de documentación de defensa civil y de fumigación de los establecimientos y otras certificaciones de funcionamiento, razones para ser clausurados.

Personal fiscal intervino al dueño de la botica San José, ubicada en el centro poblado Alto Trujillo, por hallar medicina caducadas y fechas de vencimiento borradas, configurándose el delito de comercialización de fármacos sin garantía de buen estado.

Artículo anteriorIncautan más de 90 kilos de droga escondida en camioneta en Sánchez Carrión
Artículo siguienteSube precio de huevos por reducción de un millón de pollos al mes en La Libertad