Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El hallazgo de una escultura de madera es sólo parte de la riqueza cultural que existe en Huaca Takaynamo, monumento prehispánico que corresponde a la cultura Chimú y que es intervenido por el Ministerio de Cultura, a través del Proyecto Especial Complejo Arqueológico Chan Chan (Pecach), con fines de su investigación, conservación y puesta en uso social.

Desde la época de la Colonia (Siglo XVI), esta huaca fue objeto de depredación y fuerte afectación de sus estructuras. En la actualidad, el minucioso trabajo de los profesionales del Ministerio de Cultura ha permitido develar una bien conservada escultura de madera móvil que da luces de la importancia ceremonial que en este templo se desarrollaba. La huaca que lleva el nombre del fundador mítico del reino del Chimor sigue develando sus misterios.

Los arqueólogos y conservadores del Pecach buscan comprender el discurso iconográfico a partir de fragmentos de decoración mural en relieve encontrados durante los trabajos de investigación y conservación de esta huaca. Según los investigadores, los fragmentos, probablemente correspondan a una estructura principal, ubicada en la parte superior y hacia el este del edificio escalonado.

“Los relieves – alguno de ellos aún adheridos a su soporte – dan cuenta que Huaca Takaynamo no sólo corresponde a una plataforma amurallada de planta rectangular y con fachadas escalonadas, sino que contó con por lo menos un recinto copiosamente ornamentado en relieve, al que se accedió a través de una rampa, como único acceso, ubicado en el lado oeste de la estructura”, destacó la arqueóloga y directora del Programa de Investigación Arqueológica del Pecach, Sinthya Cueva García.

En relación con la decoración mural, se recuperó fragmentos de vasijas de cerámica con restos de pintura blanca, rojo, verde. Así como pinceles que habrían sido empleados para el pintado de la decoración mural policroma en relieve del edificio.

El director encargado del Pecach, César Gálvez Mora, enfatizó que la investigación y conservación de las evidencias en su conjunto se realiza en el marco del Plan Maestro para la Conservación y Manejo del Complejo Arqueológico Chan Chan.

“Las evidencias culturales son muy relevantes, por cuanto aportan a un mayor conocimiento de un templo localizado en la periferia de Chan Chan, la capital del reino del Chimor, y su vinculación con ésta en el espacio y tiempo”, acotó el funcionario del Ministerio de Cultura.

Por su parte, la viceministra de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Janie Gómez Guerrero resaltó: “A lo largo y ancho del Perú tenemos una gran riqueza cultural, lo cual nos exige tener una gran responsabilidad en la creación de mejores modelos de gestión que permitan la puesta en valor de todo el patrimonio arqueológico mueble e inmueble”, sentenció.

Entre los motivos representados, en un primer momento, destacan escenas marinas en relieve con figuras de personajes con tocado que, por la representación reiterada de Spondylus, revelan probables actividades de extracción de éste preciado molusco. Generalmente, estas representaciones son color amarillo ocre

Es aún materia de investigaciones, un segundo momento de decoración que corresponde a la remodelación de los diseños de los relieves, la misma que difiere del primer momento por el empleo de acabado pictórico polícromo destacando colores como el amarillo ocre, rojo, verde, azul, negro y blanco, enfatizó la arqueóloga.

Al estudio iconográfico se suma la revisión de los diseños en los textiles recuperados con el fin de ampliar el registro de los elementos representados por los Chimús en huaca Takaynamo.

Parte de la cuidadosa documentación en campo para la ubicación de cada uno de los fragmentos de decoración mural, recuperados a través de la excavación arqueológica en las capas de escombro. Seguido del registro gráfico y fotográfico de los elementos recuperados. En gabinete, se continúa el proceso con el análisis cualitativo – cuantitativo de los fragmentos con decoración mural, que permitirá una aproximación al conocimiento del/los tema/s que ornamentó Huaca Takaynamo.

Finalmente, el proceso se completa con la intervención del componente de conservación, el cual consiste en la limpieza superficial de los fragmentos, seguido de la consolidación y fijación de las capas pictóricas con la aplicación de productos como el paraloid B-72 hasta su embalaje y almacenamiento posterior, según lo indicó Roxana Loayza, conservadora del programa.

La intervención en este monumento prehispánico considera la investigación arqueológica, conservación, sensibilización y la puesta en valor del monumento. En este marco, se acondicionará la zona arqueológica para una adecuada visita turística. Se construirá almacenes y laboratorios, además del mejoramiento del cerco perimétrico, reconstrucción de veredas, instalación de caseta de seguridad y boletería. Además, de la construcción de una sala de interpretación cultural para la exposición de la reconstrucción iconográfica y otros hallazgos asociados.

El proyecto de inversión Huaca Takaynamo, ubicado al norte de Chan Chan, tiene como objetivo principal generar las condiciones adecuadas para la visita del monumento a fin de conocer la arquitectura y uso que le dieron nuestros ancestros a este espacio; y a la vez preservar y ponerle al servicio turístico de la comunidad local e internacional.

Esta huaca prehispánica de características excepcionales es una de las primeras construcciones de carácter monumental del momento Chimú temprano (850 a 1100 d.C.).

Se ubica en el actual territorio que corresponde al distrito de La Esperanza, cerca de la huaca Arco Iris y la iglesia La Cruz, tiene 6.50 metros de alto conservado y abarca un área de 9 931 m2.