Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Tras ser secuestrados en la provincia de Pataz desde fines de junio, en la región La Libertad, siete mujeres y un hombre fueron dejados en libertad, durante la madrugada del martes 12 de julio. Ellos habían sido golpeados y sometidos a tortura por ronderos del distrito de Chillia, quienes justificaron su violento actuar acusándolos de realizar prácticas de hechicería

De acuerdo a información policial de la dependencia de Chillia, los retenidos identificados como Florencia Aranda (45), María Juana Campos Santisteban (62), Rosa Rojas Paz (70), Antonia Torres Espinoza (79), Octavia Campos de la Cruz (60), Erminia Ortega López (59), Irene De la Cruz Castillo (65) y Alfonso Campos Paz (43), fueron liberados.

El presidente de las rondas campesinas del distrito de Chillia, Manuel Quijano, condicionó la libertad de los maltratados, pidiendo que los familiares retiren las denuncias por secuestro en contra de los representantes ronderiles, además de considerar que abandonen la ciudad.

“Las rondas campesinas han manifestado bien claro, se da libertad a sus familiares, que están plenamente identificadas y comprobados los trabajos de hechicería, siempre y cuando retiren las denuncias. Y si no retiran las denuncias, yo tampoco puedo hacer nada. La familia ha denunciado por secuestro”, señaló.

Sin embargo, el subprefecto distrital, Isaías Gonzáles Vega, negó que se haya consensuado en una reunión previa con los ronderos, que las mujeres se tendrían que retirar de la ciudad como exigencia para la liberación.