Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El alto mando de la Policía Nacional del Perú dispuso el cese de funciones del general Max García Esquivel en la jefatura de la Segunda Macro Región Policial de Lambayeque, esto tras las acusaciones presentadas en su contra y que colocan como el líder de una mafia policial dedicada a cobrar cupos a propietarios de discotecas, night clubes y restaurantes en la región norteña, con el objetivo de no realizar intervenciones en sus locales de diversión.

En esa línea, los agraviados precisaron que el suboficial PNP Ray Velásquez Calsín, es quien hace los cobros, en nombre de García Esquivel. Asimismo, manifestaron que el suboficial es quien contactaba a los empresarios, a fin de realizar las negociaciones y pactar los puntos de entrega de los cupos que oscilaban entre S/ 2 mil y S/ 3 mil.

Es de señalar, que se ha logrado captar al suboficial recibiendo de las manos de un empresario el presunto cupo que se les exigen para dejarlos operar.

Por su parte, el general Max García precisó que el suboficial Ray Velásquez trabaja bajo sus órdenes en el área de ayudantía y que forma parte de su equipo personal.

“Ha trabajado conmigo en Lima norte, donde hicimos buenos trabajos desbaratando una serie de bandas criminales, por eso lo traje a Lambayeque”, subrayó.

Sin embargo, al consultársele de las extorsiones que vendría realizando Calsín a los empresarios, él señaló que no pone las manos al fuego por nadie. “Yo no pongo las manos al fuego por nadie. Cada uno es responsable de sus actos. Yo no he recibido a ningún empresario en mi oficina y menos les he pedido dinero. Eso tendrá que investigarse”, declaró.

Como se sabe, García Esquivel fue nombrado como jefe de la Tercera Macro Región Policial de La Libertad, pero no duró mucho en la citada jefatura. El pasado 22 de junio, fue cambiado a la Segunda Macro Región Policial de Lambayeque en reemplazo del general PNP Rafael Rios Zavala.