Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El ceviche es un plato bandera nuestro, orgullo para todo peruano de pura cepa, pero él le ha dado un toque especial a la preparación. Y lo curioso es que lo sirve de noche para aquellos ávidos de aplacar el hambre que han tenido un día fuerte.

La tradición de comer ceviche por las noches en Trujillo la está imponiendo él a punta de limón, cebolla, ajo y el mejor pescado fresco. “El sabor especial es por ser un ceviche atigrado con un toque de leche, caldo de cabeza de pescado y demás ingredientes”, nos cuenta el pacasmayino Enrique Urcia Zorrilla, adoptado por Trujillo desde hace más de 30 años.

Kike no estudió para cheff, pero aprendió rápidamente de sus padres a preparar suculentos potajes, entre ellos el ceviche. Él tiene 48 años. A los 17 años llegó a Trujillo para estudiar Ciencias Publicitarias en el Instituto del Norte, que logró culminar con éxito.

Y debido a que no contaba con los medios económicos también tuvo que trabajar. Y se dedicó por ese entonces a una de sus pasiones: la animación en orquestas. Su talento lo ha llevado a estar en Caribeños de Guadalupe, Hermanos Villacorta y Agua Marina. Producto de su trabajo podía sostener a su hogar conformado por su esposa e hijas. Y gracias a su esfuerzo también pudo ayudar a sus seis hermanos y a sus padres.

Estando en Caribeños tuvo una muy época triste en enero del 2004, al resultar con su pierna quebrada, producto de un accidente en el que fallecieron cuatro integrantes de la orquesta. Kike también tuvo un paso como locutor y narrador de noticias en radio Star. A la vez fue maestro de ceremonias. En el 2013 creó su propia orquesta digital “D’ Nivel” que dio la hora en distintos eventos.

Pero lo suyo no era quedarse en el mundo del espectáculo. Quiso tener un negocio diferente a la música. Y es por eso que creó en noviembre del 2015 “El Faro”, restaurante que funciona en pleno centro de Trujillo, en la avenida América Norte. Le puso El Faro en honor al puerto de Pacasmayo

Su apuesta fue arriesgada. En los primeros meses en su local no tenía ganancias. Él tuvo que hacer de cocinero, mesero y hasta de cajero. Solo contaba con el apoyo de su esposa en esos momentos.

“Recuerdo que tomaba mi micro y me iba al terminal de Víctor Larco a comprar las especies marinas a precios más bajos. Era una época difícil. Tenía que regatear para que un taxi me traiga de regreso. En los comienzos fue tanta la desesperación que vendimos menú. Había pérdidas y hasta pensé en cerrar”, expresa.

En mayo del 2016 tuvo la gran idea de ofrecer el ceviche de noche para los exigentes paladares trujillanos. Y tuvo una gran acogida. “Por mi pasión como animador en orquestas he viajado por distintos lugares del país. En el norte en Piura probé el ceviche de noche, en una ramadita. Un día dije por qué no intentar con este plato”, indica.

SE REINVENTÓ

Y todo se complicó más al llegar la pandemia. Tuvo que cerrar. Y al no tener ingresos para sostener su hogar se vio obligado a hacer delivery a escondidas llegando a tener varios clientes. “Me la tuve que jugar. Varias veces en mi auto he llevado pedidos. Hice peripecias para no cruzarme con la Policía. Y gracias a Dios todo salió bien”, menciona.

Cuando las actividades económicas se reactivaron, Kike continuó con el delivery, esta vez de manera formal, a distintos puntos de la ciudad y distritos de Trujillo.

En noviembre del 2020 en plena pandemonia volvió a arriesgarse al abrir un nuevo local “El Faro 2” en Víctor Larco. “Muchos amigos y familiares me decían estás loco cómo vas a hacer eso. Contábamos con el respaldo de varios clientes que nos hacían pedidos de Víctor Larco. Es por eso que surgió la necesidad de seguir creciendo con nuestro emprendimiento”, dice.

Kike ha sabido hacerle frente a la adversidad, en estos tiempos difíciles en el Perú. Supo reinventarse y abrirse paso en el exigente mercado de la gastronomía. Nos cuenta que el gran motor en su vida son su esposa y sus tres hijas.

Mientras continúa con la atención presencial y deliverys con su ceviche de noche, este emprendedor trujillano tiene muchos proyectos en adelante. Por lo pronto creó un nuevo platillo: el pescado a la parrilla, que dará que hablar. Y se viene, cuenta la inauguración de un nuevo local.

Artículo anteriorBancada de Perú Libre plantea que se adelanten las elecciones para el 2023
Artículo siguienteVirú: joven pierde la vida durante protestas en Chao