Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El Ministerio de Justicia habría nombrado como titular de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (SUNARP) a Luis Ernesto Longaray Chau, por un supuesto pedido expreso de la empresaria trujillana Sada Goray, propietaria de la empresa inmobiliaria Marka Group SAC, quien confesó que pagó más de 4 millones de soles al exjefe del gabinete de asesores del Ministerio de Vivienda y ahora colaborador eficaz del Ministerio Público, Salatiel Marrufo, para recibir favores del gobierno de Pedro Castillo.

Precisamente fue Salatiel Marrufo, quien dio cuenta de este grave hecho ante la Comisión de Fiscalización y Contraloría del Congreso, durante su presentación del pasado 7 de diciembre.

«Para que la señora Sada Goray nos haga entrega de estas sumas y otras nos solicita el cambio del superintendente de registros públicos, quien en ese entonces era el señor Harold Tirado Chapoñan. Le comunico al señor ministro Geiner Alvarado que tenía que cambiar al superintendente, toda vez que la señora Sada Goray tenía un trámite en la Superintendencia de Bienes Nacionales (SBN) y que tenía que inscribirse en Registros Públicos», señaló Marrufo

«El señor Heiner Alvarado le comunica al señor presidente. El señor presidente llama al ministro de Justicia, puesto que, la Superintendencia Nacional de Registros Públicos es adscrito al Ministerio de Justicia y le da la disposición del cambio. Este cambio se realiza el 15 de abril de 2022 y es cambiado por el señor Luis Longaray Chau», agregó.

La confesión del exjefe del gabinete de asesores del Ministerio de Vivienda confirmaría que la empresa Sada Goray logró tener un superintendente a la medida de sus intereses, la empresaria pidió remover al titular de la entidad para que su sucesor la ayudara a inscribir en registros públicos un terreno ubicado en Chilca, al sur de Lima, que buscaba vender a la empresa Centenario.

De otro lado, la situación funcional de Luis Longaray se desconoce, debido a que la página de la Sunarp no da cuenta de su permanencia en la sección de directivos y no se conoce de alguna resolución del Ministerio de Justicia que haya dispuesto su destitución.

Salatiel Marrufo también narró al Ministerio Público que en marzo de este año entregó S/50 mil en efectivo al entonces ministro de Justicia, Félix Chero, por cambiar al jefe de la Sunarp.

Macronorte se comunicó con el abogado, quien fue asesor de la SUNARP – Sede Trujillo, para conocer sus descargos frente a esta grave acusación, sin embargo, no respondió.

Artículo anteriorLa gestión de Manuel Llempen solo ha gastado el 42.9% de su presupuesto
Artículo siguienteVíctor Coronel: «No es necesario el levantamiento en armas para considerar que Castillo cometió un delito»