Fenómeno de El Niño: El 100% de la superficie agrícola de La Libertad se encuentra en riesgo elevado por sequía

0
261

Según proyecciones del Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred), el 100% de la superficie agrícola de La Libertad, ascendente a 26,090 hectáreas, se encuentra expuesta a riesgo elevado por déficit hídrico, debido al fenómeno de El Niño (FEN) durante la temporada de lluvias 2023-2024.

De acuerdo con la data, consignada por la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú), La Libertad es uno de los nueve departamentos cuya totalidad de sus hectáreas agrícolas presentan riesgo elevado por las sequías. En detalle, ocho distritos de la región registran esa condición.

«La presencia del FEN durante este año aumenta el riesgo de déficit hídrico, ya que las sequías más severas desde 1981 ocurrieron en simultáneo con dicho fenómeno, de acuerdo con el Senamhi», advirtió ComexPerú.

Además, indicó que la ausencia de lluvias afectará principalmente a las regiones de la sierra sur, mientras que en los departamentos costeros ocurriría lo contrario. En cuanto a la cantidad de personas expuestas a riesgo elevado por las sequías, 43,800 habitantes de La Libertad afrontan ese problema.

«En total, existen 8.5 millones de personas expuestas a riesgo elevado (alto o muy alto) en todo el país ante el déficit hídrico, las cuales se distribuyen en 903 distritos», detalló ComexPerú.

La provincia más afectada sería Pataz, que concentra la mayoría de los elementos expuestos a riesgo elevado por las sequías. En total, 23,572 hectáreas de superficie agrícola enfrentan ese problema. Esta situación también afectaría a 40,560 personas de la misma provincia.

Según puntualiza el gremio, el riesgo elevado implica a la población/hectáreas que están en riesgo alto o muy alto, de acuerdo con las estimaciones del Cenepred.

También precisó que el impacto del FEN en el sector agrícola se registraría inicialmente mediante sequías, que ya comenzaron a reportarse en algunos departamentos. A esta situación se sumaría el efecto de las severas lluvias, que empezarán durante la temporada de verano del 2024.

«Por ello, en busca de mejorar el desempeño del sector, es importante atender desde ahora el proceso de siembras que se concentran entre octubre y noviembre para los cultivos transitorios, los cuales pueden beneficiarse del uso de semillas certificadas por el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), que dotarán de mayor producción por hectárea cosechada a estos cultivos», consideró.

Frente a este contexto, también será fundamental facilitar el acceso a insumos y fertilizantes para proteger los cultivos permanentes que también serán afectados por la falta de lluvias durante este año y el exceso de estas a comienzos del próximo.