Trujillo: Arturo Fernández se disculpa con periodistas y busca reconciliarse con regidores

0
276

El sentenciado y suspendido alcalde de Trujillo, Arturo Fernández Bazán, se disculpó con los periodistas y regidores de la comuna trujillana, luego de 11 meses de generar enfrentamientos e incitar a la violencia a través de insultos y difamaciones.

Fernández Bazán señaló sentir cariño por los comunicadores y reconoció haberlos ofendido en reiteradas ocasiones, por lo que pidió disculpas.

Los amigos de la prensa, ellos lo saben que yo los quiero, pero también ha sido mi culpa porque yo los he provocado también ¿me entienden?; yo los he fastidiado, los he chacoteado de alguna manera de repente por algo ha sido, de repente por sacarle una broma, una sonrisa, una carcajada, algo de adentro los he sacado, entonces no es la culpa de ellos, ha sido mi culpa, pero yo les digo que si eso ha pasado, entonces hay que seguir adelante; hay que avanzar, mis disculpas a la prensa si es que se han sentido ofendidos, pero no ha sido mi intensión, al contrario, yo los quiero”, manifestó.

Del mismo modo, durante las actividades que realizó el último fin de semana en la plaza de armas de Trujillo, la autoridad edil, se pronunció frente a la población y aseguró que los regidores son buenas personas y que solo ha faltado comprensión con ellos.

Yo creo que los regidores también son buenas personas, en la vida nos falta un poquito comprendernos nada más, los regidores son nuestros hermanos, de buena familia, a veces hay un poquito de incomprensión, pero pienso que poco a poco vamos a ir comprendiéndonos mejor, los regidores van a hacer el rol que el pueblo le ha encomendado, yo siento que los regidores son buenos, lo que pasa es que también yo los fastidio mucho a los regidores, entonces ya pues, si los fastidio los regidores tienen que responder”, mencionó el polémico burgomaestre.

Cabe precisar que, en ocasiones anteriores, Fernández Bazán ha lanzado calificativos ofensivos a los regidores, con apodos denigrantes e incluso incentivó a sus seguidores a agredirlos, tal como sucedió el pasado 20 de noviembre, donde manifestantes con actitudes violentas ingresaron a la municipalidad a tratar de impedir la sesión extraordinario de reconsideración de su suspensión.