El desborde del río Piura en los días de “El Niño Costero” fue devastador para esa parte del país y que dejó miles de damnificados. Sin embargo, y pese a que pasaron 3 meses de esos días grises, 9 mil afectados del Bajo Piura siguen viviendo en albergues, ubicados en la vía Piura – Chiclayo y Pedregal Chico, que fueron instalados como espacios temporales.

Las personas de ese lugar piden a las autoridades avanzar con el proceso de reconstrucción en Piura, debido a que aún pasan sus noches en carpas, sin los servicios básicos, debido a que muchos perdieron sus casas por la fuerza de la naturaleza.

Asimismo, se informó que muchas familias tuvieron que sacar sus cosas de las carpas y regresar a sus casas, que siguen afectadas, hasta el punto que fueron declaradas inhabitables.

El distrito de Castilla también fue duramente golpeado. Las vías con mayor transitabilidad como la Tacna, Ramón Castilla, Irazola y Cáceres, están deterioradas con baches, piedras y polvo que genera contaminación. En varios puntos de dicho distrito el sistema de desagüe esta colapsado.   

Por su parte, la defensa ribereña de Piura aún no es reconstruida. Muchas de ellas están por colapsar. Los orificios que se formaron en el extremo de los puentes continúan sin ser subsanados por las autoridades pertinentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here