Los sembríos en el distrito de Chao, provincia de Virú, siguen siendo afectados por la plaga de ratas. Por ello los agricultores expresaron su preocupación.

Los hombres de campo llevan perdiendo hasta 10 hectáreas de cultivos de maíz duro y ocho de frijol en el sector Casa Blanca. Los tallos fueron destruidos por las mordeduras de los roedores que aparecen durante la noche.

«Todo el maíz está destrozado porque las ratas siguen comiéndolo», manifestó un agricultor.

Los pobladores indicaron que su economía se vio perjudicada y temen que esto se agudice, ya que por ahora no pueden sembrar producto alguno.

También manifestaron que el Ministerio de Agricultura no resultó efectivo para controlar a los roedores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here