La huelga indefinida de los servidores de limpieza pública de la municipalidad provincial de Chiclayo, genera hasta el momento 140 toneladas de basura que no es recogida.

Los obreros municipales no solo pretenden que se les cumpla con un pacto colectivo firmado en la exgestión de David Cornejo, sino también que se cancele las remuneraciones de febrero, mejorar las condiciones laborales y se considere la propuesta de reparar diez compactadoras inoperativas por un monto de 200 mil soles.

“Habrá una reunión más con los gerentes y esperamos llegar a un acuerdo. Se están dejando de recoger más de 140 toneladas de basura y eso por responsabilidad de la actual gestión”, dijo el secretario general del Sindicato de Obreros, Bibiano Carrasco Llajas.

Tras el primer día de huelga, las montañas de basura rodean algunas vías de los pueblos jóvenes y urbanizaciones, los residuos ocupan parte de muchas aceras del centro de la ciudad.

Por su parte, los funcionarios de la comuna informaron que no se firmó ningún contrato con alguna empresa para el alquiler de maquinaria que permita sostener el recojo de basura.

En la víspera, el alcalde Marcos Gasco indicó que se evalúa la posibilidad de contratar a nuevo personal para la limpieza de la ciudad de Chiclayo, así como de no reconocer el pacto colectivo del 2018.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here