El congresista, Jorge Castro, fue denunciado por su extrabajadora Paola Alave, de cobrar diezmos a sus empleados, además de haber asumido por casi dos años el pago del alquiler y mantenimiento de la oficina en Tacna.

La denuncia fue hecha en un dominical y se dijo que cuando ella se desempeñada como coordinadora parlamentaria, tuvo que pagar de su sueldo de 2600 soles y por espacio de siete meses, el alquiler de la primera oficina descentralizada del legislador.

Mientras que en febrero de este año, Erika Cancino, asesora principal del parlamentario, le exigió -a modo de diezmo- un aporte mensual de 150 soles con el fin de cubrir gastos de oficina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here