Un asegurado de 60 años, que sufrió una lesión grave en la región genital, se convirtió en el protagonista de la primera y compleja cirugía de reconstrucción parcial de pene realizada por médicos cirujanos del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins de EsSalud.

Se trata del paciente de iniciales J. T. J., quien sufrió una lesión severa en la región genital que comprometió la vitalidad del órgano viril, causando lesiones en la uretra, necrosis total del prepucio y del glande, así como parte del escroto.

Esta situación y la posibilidad de ver comprometida su actividad sexual, lo llevaron a un estado depresivo, por lo que recurrió al hospital Rebagliati, cuyos especialistas decidieron someterlo a varias y complejas intervenciones quirúrgicas para ayudar al paciente. “Las primeras cirugías que se realizaron fue para retirar el tejido dañado, teniendo cuidado en proteger las estructuras nobles de esta parte de nuestra anatomía”, agregó.

La reconstrucción se inició reparando el daño ocasionado en la uretra, luego se retiró todo el tejido necrótico del órgano genital hasta su base, para seguidamente reconstruir el prepucio y el glande, explicó el doctor Juan José Román Vera, cirujano plástico del mencionado establecimiento de salud.

Para reemplazar la pérdida de la piel que cubre el pene (prepucio), se utilizó la piel del escroto que tiene un tejido que otorga elasticidad y sensibilidad, propia para esta parte erógena de nuestro cuerpo, pues permite no limitar su futura actividad sexual. Además, presenta un aspecto estético a satisfacción del paciente.

“Es así que se diseñaron dos colgajos en el escroto con los que se cubrió en su totalidad el pene. También se colocaron injertos de piel parcial en el glande. En total, fueron necesarias cinco intervenciones quirúrgicas que han permitido la reconstrucción total de toda la parte afectada del órgano genital”, precisó el especialista.

Medicación

El doctor Román Vera indicó que se trabajó en equipo con cirujanos urólogos del hospital y en todo el proceso el paciente estuvo medicado para bloquear su erección y asegurar la viabilidad de los tejidos movilizados.

Actualmente el paciente tiene buena evolución y fue dado de alta con la reconstrucción total de las partes dañadas. Durante su alta recibió otros fármacos facilitadores para la erección de su miembro viril.

Por su parte, el paciente manifestó que no siente nada extraño en su cuerpo, que había recuperado gradualmente la sensibilidad en esta zona y su vida sexual con su pareja es normal.

“Pese a lo difícil que fue esta situación, nunca di mi brazo a torcer y no permití morir psicológicamente; tuve la fuerza y la fe para superar este duro trance, por lo que agradezco a Dios y a los médicos que han hecho posible que estas operaciones sean exitosas y pueda retomar mi vida con normalidad», relató.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here