El índice de niños con problemas de lenguaje, conductas agresivas, falta o déficit de atención, sobre todo en el nivel inicial, se ha incrementado en nuestra región, ello debido, en gran medida, al excesivo uso de celulares, tablets y otros dispositivos electrónicos.

Permanecer expuestos frente a una reducida pantalla afecta el desarrollo cognitivo y trae consigo problemas de deterioro visual en los más pequeños, razón por la cual muchos niños requieren, hoy en día, atención especializada.

Giselle Lizbeth Silva López, destacada docente de la UCV, Magister en educación con mención en docencia y gestión educativa, señaló que si bien las nuevas tecnologías de la comunicación e información han impactado positivamente en muchos aspectos de nuestra vida, también traen consigo innegables riesgos, pues la exposición temprana y prolongada a dispositivos electrónicos puede afectar las distintas estructuras y funciones del cerebro, como ya lo señalan investigaciones recientes desarrolladas en Europa y Norteamérica.

“El acceso indiscriminado a celulares y tablets es motivo de preocupación para los docentes, pues muchos estudiantes viven pendientes de un equipo electrónico, siguen rutinas sedentarias; no construyen relaciones interpersonales de calidad; sufren de fatiga visual digital y deficiente desarrollo de habilidades comunicativas efectivas y padecen de estrés, debido a la radiación y ondas electromagnéticas, que poco a poco van afectando el cerebro, tal como afirma la Organización Mundial de la Salud”, precisó, Silva López.

El grado de supervisión de los padres de familia puede marcar la diferencia entre el uso y abuso de los diversos dispositivos tecnológicos; en este sentido, no debemos olvidar la importancia que tienen los juegos tradicionales o al aire libre, pues fortalecen la unión familiar y promueven, en los niños, la creatividad, la autonomía y la capacidad de relacionarse armoniosamente con los demás.

Giselle Lizbeth Silva López, destacada docente de la UCV, Magister en educación con mención en docencia y gestión educativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here