Una ex trabajadora del sector salud llegó hasta la plaza de armas de Trujillo denunciando haber sido víctima de discriminación y despido, luego que sus jefes del puesto de salud 1 de mayo se enteraran que tiene la enfermedad de tuberculosis mamaria.

“Ellas sacaron mi enfermedad al aire, cuando no deberían haberlo hecho. Un diagnóstico debe ser reservado, encima comenzaron a marginarme con mi enfermedad, me enviaban a manipular resultados de laboratorio de los pacientes y otros contaminados, labores que a mi no me competían”, reclamó la extrabajadora.

La trabajadora identificada como Erema Quiroz Piña dijo que incluso le quedaron debiendo cinco meses de sueldo y que por ello está luchando porque se haga justicia. Hasta el momento interpuso la queja ante la UT6.

La mujer también asegura que su enfermedad ya no es contagiosa ya que está tomando constantes medicamentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here