Los 22 congresistas electos de Alianza Para el Progreso (APP), partido que fundó César Acuña Peralta, juramentaron la mañana de este sábado de forma simbólica en el caserío Ayaque, distrito de Tacabamba (Cajamarca) y se comprometieron a trabajar por los pueblos más alejados y marginados del país.

El escenario de tan singular acto fue los exteriores de la casa de adobes y tejos donde nació el excandidato presidencial, lugar al que acudieron acompañando a su líder político, en una especie de peregrinaje. En la vivienda, César Acuña creció hasta cumplir cinco años de edad, para luego ir a Tacabamba para estudiar la primaria y luego la secundaria.

Los congresistas apepistas, que fueron invitados a conocer la rústica casa del líder de Alianza Para el Progreso, prometieron no defraudar las promesas de la campaña electoral, es decir trabajar por el desarrollo de la patria y pensando en los intereses del pueblo.

La delegación de parlamentarios ayer partió de la ciudad de Chiclayo y llegó a las cinco de la tarde a Tacabamba (Chota, Cajamarca), en donde pernoctó en la noche. Hoy muy temprano la delegación emprendió rumbo a las alturas de Ayaque, a donde llegó, luego de una caminata de 40 minutos.

Humberto Acuña, congresista electo por Lambayeque, en su Facebook, señala que la idea de ir a Ayaque era conocer el origen de la historia de la familia Acuña Peralta, “conocer las dificultades que vivimos generadas por la pobreza y también las oportunidades de la vida para desarrollarnos”.

“Los congresistas de APP nos identificamos con los peruanos que día a día luchan por salir adelante, es decir con los emprendedores. Por ellos vamos a trabajar dando mejores leyes y gestionando obras para el desarrollo de sus pueblos. En Ayaque se empieza a escribir una nueva historia”, reza el comentario del ex presidente regional de Lambayeque.

Por su parte, César Acuña recordó cuando su papá se dedicaba a las faenas del campo y su mamá Clementina a los quehaceres domésticos y a cuidar a sus pequeños hijos.

“Me siento feliz de estar en mi casita. Aquí pasé los primeros cinco años de mi vida, junto a los surcos de maíz y arveja, que sembraba con mucho sacrificio mi papá Héctor. Creo que la pobreza no es una afrenta, sino un reto al que derrotar con la ayuda de Dios”, señaló el líder de APP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here