Tras el cierre temporal del mercado La Hermelinda, 300 vendedores del conocido centro de abastados están siendo trasladados al Complejo Recreacional La Rinconada para que pueden seguir ofreciendo sus productos a la población.

«Todo está siendo distribuido, 40 mayoristas venderán todo lo que es carne, hay aproximadamente 100 comerciantes de verduras que ingresan con sus vehículos desde las tres de la mañana para despachar su mercadería, hay otro rubro que se dedicará a vender frutas y otros espacios donde está ubicado el sector papa. Comentó el regidor, Robert De la Cruz.

La venta de los productos de primera necesidad inicia desde las tres de la mañana, debido a que muchos ciudadanos de otros mercados acuden para abastecer sus negocios en otros mercados de la ciudad, pero también se atenderá a los compradores minoristas.

Se conoció también que todos los vendedores albergados de manera temporal en el Complejo La Rinconada pasarán por la prueba del COVID-19.

«Aquí hay un compromiso por parte de todos los vendedores para que pasen las pruebas COVID-19, ellos lo van a pagar, nosotros vamos a estar acompañando para que le tomen esas pruebas y así la población tenga la tranquilidad que estos vendedores no tienen el virus»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here