Salto con garrocha a la meritocracia, golpe al esfuerzo académico. Uno de los atajos para llegar a trabajar en el Congreso y formar parte de una planilla dorada, sería hacer campaña activa por un candidato al Poder Legislativo. Macronorte ha podido comprobar que en muchos casos los legisladores de la región La Libertad han priorizado la contratación de sus «campañeros», en cargos como asesores, asistentes, técnicos, auxiliares y coordinadores. Para estas peleadas plazas los sueldos oscilan entre los S/ 11,000.00 soles y los S/ 2,500.00.

En el despacho congresal de Tania Rodas, representante de Alianza Para el Progreso, se ha podido comprobar que Liliana Beatriz Aguilar Haro (Asistente) y Franco Aguilar Collantes (Coordinador Parlamentario), sin parentesco entre ambos, fueron personajes importantes en la campaña de la apepista y recorrieron con ella La Libertad, en busca del sueño congresal. En ese sueño la meritocracia no tiene espacio.

«Algunos estuvieron en mi campaña, pero no todos», respondió escuetamente a la consulta sobre los «campañeros» que ahora perciben sueldos del Poder Legislativo.

Por su parte, el también apepista Luis Valdez llevó al Congreso a Jorge Torres Saravia, quien fue uno de los coordinadores de su campaña electoral y actualmente ostenta el cargo de Asesor Principal de su despacho congresal. En la planilla del personal de confianza también aparece Pedro Benjamín Chumpitazi Minaya, militante de APP e integrante de la «portátil» que siempre acompañaba al entonces candidato Valdez, en sus recorridos por mercados, plazas y calles. El esfuerzo valió la pena.

El legislador también contrató a Erika Deza Lossio, quien participó activamente en la campaña del candidato Juan José Fort, compañero de lista de Valdez.

Este medio se contactó con el asesor principal de Luis Valdez, para recoger sus comentarios sobre esta nota, sin embargo, no respondió a nuestra consulta sobre su participación en la campaña electoral al Congreso. Además, Valdez Farías ha contratado en calidad de primer vicepresidente del Poder Legislativo a a cuatro asesores, con sueldos que superan los 11 mil soles. De ellos, dos tienen vínculo directo con Alianza Para el Progreso, nos referimos a Eduardo Carhuaricra Meza y Natalie Condori. Su asistente en la Mesa Directiva del Congreso, Yuriko Collantes Huacacolqui, también es de corazón apepista.

A confesión de parte relevo de pruebas, ese es el caso del congresista Miguel Vivanco, él mismo reconoció que todo el personal de su despacho legislativo brindó apoyo en su campaña electoral. Lo curioso de esto, es que dos de los favorecidos con las plazas de técnicos, no son profesionales. Carlos Daniel Samana Solano, es estudiante del IX Ciclo de Derecho y Pamela Dayana Basilio León, es bachiller en Derecho.

Vale resaltar que estos cargos son de confianza y quien decide es el congresista, sin embargo, los elegidos deben cumplir algunos requisitos mínimos. En el caso de los técnicos, el Manual de Organización y Funciones (MOF) del Congreso establece estudios profesionales no concluidos o técnicos concluidos, así como experiencia laboral no menor de 2 años.

Alberto De la Cruz Silvestre ocupa la plaza de coordinador parlamentario del despacho del fujimorista, él solo tiene secundaria completa. Nuevamente vemos que Vivanco Reyes se viene acostumbrando a la ley de los «minímos». ¿Por qué no pensar en los máximos niveles de preparación para ocupar las plazas disponibles en el Poder Legislativo?.

En el despacho de Mariano Yupanqui la historia se repite, algunos de sus trabajadores de confianza se sacaron la camiseta con el número 6 de Somos Perú y se vistieron de sastre, para ir al Congreso. El legislador ha reconocido que los trabajadores de su despacho Jorge Uriarte Radas (Coordinador Parlamentario), Luis Peña Rebaza (Técnico) y Raúl Alfredo Álvarez Herrera (Asesor II) tuvieron participación en su campaña. El último, ex militante del Apra y cercano al ex alcalde de El Porvenir, Paúl Rodríguez, fue su asesor personal en el proceso electoral extraordinario para el Congreso.

«Él nunca ha trabajado directamente en la campaña, el estuvo en el tema estratégico de la campaña como asesor, él era mi asesor en estrategia política», señaló Yupanqui Miñano. Luis Peña Rebaza, es militante de Somos Perú.

En la lampa el patrón se repite. Carlos Trujillo Vega fue llevado al Congreso por Anthony Novoa, legislador de Acción Popular, y actualmente se desempeña en el cargo de Asesor II. Él apoyó con entusiasmo la campaña congresal del exregidor de la Municipalidad de Trujillo.

Como se ha informado, el congresista liberteño Lenín Bazán, del Frente Amplio, ha contratado en su despacho legislativo a dos de sus compañeros de lista al Congreso. Telesforo Medina Ortíz (Auxiliar) fue candidato de este partido con el N°3 y Lidia Floriano Valerio (Coordinadora Parlamentaria) postuló con el N°4, en la plancha que llevaba con el N°1 a Bazán Villanueva.

«Yo lo he hecho y te lo digo con transparencia, con toda la sinceridad del mundo, con el ánimo de valorar a mis compañeros, de darles un reconocimiento a su esfuerzo, a su trabajo. Hubiese querido hacerlo con todos, pero no hay lastimosamente oportunidad para todos.«, sostuvo el padre de la patria, quien no ve nada antiético en la designación de sus colegas candidatos.

Para la Comisión de Pueblos Indígenas y Amazónicos, Lenin Bazán, que preside este grupo de trabajo, ha jalado a Carlos Gustavo Viloche Armas, bachiller en Derecho de la Universidad Nacional de Trujillo, quien formó parte de su equipo de campaña.

Finalmente, Jesús del Carmen Núñez Marreros, del Frepap, contrató como coordinadora parlamentaria a Karent Sofia Obeso Saavedra, quien fue una activista de su postulación legislativa.

El MOF del Congreso señala que para desempeñarse en puestos de categoria Profesional en el Servicio Parlamentario o Asesor I (Principal) del Despacho Congresal y Mesa Directiva, se requiere contar con el requisito mínimo de título profesional y estudios de maestría o diplomados, así como experiencia profesional o laboral no menor de cinco años en el ejercicio de la profesión, especialidad en el área, o en la función parlamentaria, según corresponda. En el caso del Asesor II se necesita contar con el requisito mínimo de título profesional y experiencia profesional o laboral no menor de tres años.

Para la contratación de auxiliares, estos deben tener como mínimo secundaria completa y experiencia laboral no menor de dos años, en el área ocupacional a desempeñar.

Como ha quedado demostrado, el actual Congreso no se diferencia mucho de su antecesor, las plazas de este poder del Estado muchas veces son vistas como oportunidades para pagar favores políticos, o mejor dicho favores de campaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here