Familiares de dos reclusos del penal El Milagro intentaron pasar droga en medio de sudado de pescado y moluscos que fueron llenados al interior de dos taper de plástico.

Los agentes del INPE se dieron cuenta al notar la actitud sospechosa de la mujer identificada como, María Carranza, tras revisar el contenido de la comida se percataron que habían escondido 500 pastillas de droga.

La mujer se puso a llorar y manifestó que la comida iba a ser entregada a su hijo Segundo Córdova Altamirano (23), ubicado en el pabellón 2-A, celda 5, quien fue sentenciado a 8 años de cárcel por el delito de robo agravado. 

Los agentes del centro penitenciario también detuvieron a Juan Silupu Miranda, quien llevaba otro taper con el mismo sudado de pescado, al interior encontraron 900 pastillas en forma ovala de color naranja y una sustancia verde al interior de una conchitas.

Al hombre no le quedo otra más que confesar que la droga era para su hermano, Anthony  Silupu Miranda (28), condenado a 10 años por robo agravado.

Ambas personas fueron denunciados al Ministerio Público.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here