La Marina de Guerra y el INPE iniciaron una investigación para determinar responsabilidades en torno a las llamadas telefónicas del interno Vladimiro Montesinos Torres a personas con las que no tiene concedida la autorización desde el Centro de Reclusión de Máxima Seguridad (CEREC), ubicado en la Base Naval del Callao.

En un comunicado conjunto se indicó además que se le abrió investigación sumaria al interno Montesinos Torres y se dispuso que no realice ninguna llamada telefónica.

La nota precisa que el CEREC cuenta con una línea telefónica fija, proporcionada por el INPE, para que los internos tengan comunicación de manera excepcional con sus familiares y abogados, siempre y cuando no se vulnere la seguridad nacional, previa solicitud autorizada con anticipación.

De acuerdo a los hechos descritos en el comunicado, el 28 de mayo último, el interno Montesinos Torres solicitó autorización para llamar los días 10 y 23 de junio a su pareja, quien está debidamente identificada al igual que su número telefónico, y contó con la autorización del jefe del CEREC.

«En la víspera 24 de junio se difundió a través de las redes sociales y medios de comunicación extractos de llamadas telefónicas que habría realizado el interno Montesinos los días 10 y 23 de junio en las que conversa con personas que no están registradas, ni autorizadas», agregan.

La Marina de Guerra y el INPE ratifican que cumplen con las disposiciones vigentes para el funcionamiento del citado centro de reclusión, y que en el marco de la transparencia y legalidad puede ser verificado y comprobado con autorización de las autoridades competentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here