La UGEL 01 – El Porvenir, en la provincia de Trujillo, es escenario de otra irregularidad. Este portal de investigación periodística accedió a información que detalla que durante el Proceso de Rotación del Personal Administrativo Comprendido en el Régimen Laboral del Decreto Legislativo 276, se dejó de publicar, intencionalmente o por negligencia, la plaza de Auxiliar de Biblioteca de la I.E. N° 80823 «Indoamericano», plaza que actualmente ocupa la servidora Ariana Olinda Geraldine Gastañadui Medina, quien no cumple con los requisitos de tiempo para poseer la plaza de forma permanente y que, como dato no menor, es hija de la secretaria de Dirección de la UGEL 01 – El Porvenir, Ana Cecilia Medina Morales.

En este caso, la determinación de responsabilidades apuntarían a la abogada Fiorella Lizbeth Salinas Herrera, presidenta del Comité para la adjudicación de plazas para el desplazamiento por rotación de los trabajadores bajo el Régimen Laboral del Decreto Legislativo 276 de la UGEL 01 – El Porvenir y a Luisa Zelada Vergaray, especialista de personal y responsable del Sistema de Control y Administración de Plazas Nexus de la mencionada unidad de gestión educativa local. Ambas tuvieron que corroborar que todas las plazas fueran publicadas, aunque todo hace suponer que no cumplieron sus funciones.

Madre e hija en pleno. Ariana Olinda Geraldine Gastañadui Medina y Ana Cecilia Medina

De acuerdo al cronograma del proceso, el 16 de septiembre se debía publicar la relación de plazas vacantes para el desplazamiento del personal del DL 276, sin embargo, esto ocurrió recién al día siguiente; es en este momento en el que se corrobora que sólo se publicó una plaza vacante en el colegio Indoamericano, la de Personal de Servicio, cuando en realidad son dos las plazas disponibles. La ausencia de la plaza de Auxiliar de Biblioteca desató los cuestionamientos externos. La negligencia y la identidad de la beneficiaria de la omisión han generado un clima de desconfianza en el proceso, situación que motivó la intervención de la propia directora de la UGEL 01, Betty Villacorta, quien en la misma publicación de la red social señaló: «El día lunes saldrá publicada una nueva actualización de las plazas para rotación. Mi despacho, en calidad de directora de la UGEL 01, está tomando las medidas correctivas a fin de transparentar este proceso y se reporte al 100% las plazas. Los que resulten responsables de cualquier negligencia serán sancionados».

Ariana Olinda Geraldine Gastañadui Medina no recibe el amparo del Decreto Legislativo 276 y no tiene plaza permanente, debido a que no se ha logrado establecer un vínculo temporal con la institución que la acoge. El 2018 tuvo contrato, el 2019 no tuvo contrato, el 2020 fue contratada en el marco de la vigencia del Decreto de Urgencia 016 – 2020, que prohíbe los contratos bajo modalidad 276, 728 y CAS y el 2021 nuevamente se la contrató, pero esta vez sin fecha de culminación.

Para Benigno Flores, dirigente en La Libertad de la Federación Nacional de Trabajadores de la Educación (FENTASE), la plaza debió salir a concurso.

«Hemos hecho un documento a la directora (UGEL 01) indicándole que ella es la responsable de esto y que esa plaza debe salir a concurso. No podemos perjudicar a aquellos trabajadores o trabajadoras que quieran rotar», señaló.

«La responsabilidad es de la directora por haber firmado un contrato que no tiene fin. Acá tiene el inicio del contrato, pero no tiene fin. O sea le están haciendo un contrato indefinido, como para que ya nadie la pueda sacar. Bueno, es tema de la directora y tendrá que dar explicaciones a la autoridad pertinente porque la ley prohíbe eso. Estamos esperando que la plaza salga en la nueva convocatoria», agregó.

Sobre los vínculos de la beneficiaria del ocultamiento de la plaza en el colegio Indoamericano, hija de la secretaria de la Dirección de la UGEL 01 y nieta de una exdirigente sindical de la Fentase en La Libertad, Flores Villavivencio fue más cauto y señaló que sus cuestionamientos no van en esa dirección.

Las implicancias de este caso podrían ir desde la omisión en actos funcionales, la transgresión del Código de Ética de la Función Pública, la omisión o demora en actos funcionales y el tráfico de influencias, según la denuncia formal presentada ante la directora de la UGEL 01 – El Porvenir, la Gerencia Regional de Educación de La Libertad, el despacho del gobernador Manuel Llempén, el Órgano de Control Interno de la GRELL y la OTEPA del MINEDU.

Fiorella Lizbeth Salinas Herrera y Luisa Zelada Vergaray, son las servidoras de la UGEL 01 implicadas en el caso.

Como parte del control de daños, la directora de la mencionada UGEL ya retiró del cargo a la presidenta del Comité para la adjudicación de plazas para el desplazamiento por rotación de los trabajadores. Más allá de eso, la deuda persiste, debido a que hasta el momento no se ha publicado la plaza vacante para Auxiliar de Biblioteca en el Colegio Indoamericano, del distrito zapatero.

Deslindando responsabilidades. Directora de UGEL 01 enmendó la plana a sus trabajadoras.
Ana Cecilia Medina Morales era activista del Partido Aprista Peruano. Estas imágenes así lo demuestran.
Aquí junto a Daniel Salaverry.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here