Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El juez federal de la Corte del Distrito Norte de California, Thomas S. Hixson, quien lleva el caso de extradición del exjefe de Estado, Alejandro Toledo, rechazó el pedido de la Fiscalía para que Toledo Manrique retorne a prisión, y por lo tanto, continuará con arresto domiciliario hasta que se resuelva definitivamente su proceso de extradición.

Como se recuerda, la defensa del exmandatario, Graham Archer, solicitó al juez federal Thomas Hixson que su patrocinado permanezca con arresto domiciliario por diversos factores, entre ellos, su estado de salud.

“En julio sufrió una caída traumática y sufrió una compleja fractura del hombro derecho, que requirió una cirugía mayor y la sustitución de la articulación por una prótesis de titanio. Sigue necesitando un régimen cuidadosamente supervisado de tratamiento del dolor y fisioterapia para recuperar la función de su extremidad superior derecha”, sostuvo en aquella oportunidad Archer.

Es así que el juez se inclinó ante el argumento de la defensa de Toledo, quien también alegó que si su defendido ingresara a prisión es más vulnerable a contagiarse de COVID-19, pese a que ya ha sido inmunizado, además, perjudicaría su salud mental, la misma que se encuentra en declive.

En esa línea, el magistrado federal aseguró que Toledo sigue presentando un riesgo de fuga, sin embargo, el deterioro de su salud como el de su esposa, Eliane Karp, limitarían dicha posibilidad.

“El Tribunal considera que el deterioro del estado físico de Toledo y su esposa mitiga aún más el riesgo de fuga. Ambos necesitan un tratamiento médico continuo, y se encuentran en una situación de vida estable en la que pueden obtenerlo”, dictaminó Hixson.