Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El congresista Enrique Alva, presidente de la Comisión de Energía y Minas del Congreso de la República, fue notificado el 24 de septiembre, a través de su correo parlamentario calva@congreso.gob.pe, de las demandas que planteaban los comuneros de las provincias ayacuchanas de Lucanas, Parinacochas y Páucar del Sara Sara, entre las que se pedía al gobierno central la paralización y cierre de los proyectos Apumayo (Compañía Minera Apumayo), Breapampa (South America Mining Investments SAC) y Pallancata e Inmaculada (Compañía Minera Ares SAC).

Sin embargo, su despacho y la misma comisión que preside no hicieron nada para atender los reclamos de esta zona y evitar el desenlace violento que estalló el pasado viernes, con el incendio de un campamento minero ubicado en el sur de Ayacucho, con oficinas y maquinaria incluida. Esto ocurría en el segundo día de las protestas.

El portal Epicentro TV reveló que los comuneros del sur de Ayacucho, antes de iniciar su enérgica protesta, enviaron oficios, memoriales, pedidos y demandas a la Defensoría del Pueblo (22 de mayo), al presidente Castillo y al entonces premier Bellido (15 de agosto). Como última posibilidad para dar respuesta a sus demandas, los dirigentes comunales notificaron a la presidencia del Congreso y a las comisiones legislativas, entre ellas la de Energía y Minas, sobre el inminente inicio de las medidas de fuerza y tampoco recibieron respuesta. Como titula la nota del periodista Daniel Yovera, el escenario fue de una guerra avisada.

La única respuesta de la Comisión de Energía y Minas llegó dos días después de las protestas, el último domingo, con un escueto comunicado. En el se señala: «Nuestra comisión está decididamente (dispuesta) a colaborar con una coordinación estrecha, sirviendo de mediadores con el Ejecutivo, para encontrar un punto de equilibrio y eje que sirva para llegar a acuerdos concretos entre las partes en conflicto, a través de las autoridades respectivas y fiscalizar que estos acuerdos se cumplen».

Macronorte intentó comunicarse con el congresista Enrique Alva, para conocer el por qué de la falta de acciones de la Comisión de Energía y Minas tras ser informado del inicio del conflicto minero en Ayacucho, sin embargo, el legislador acciopopulista no respondió a nuestras llamadas.

Existen en este momento algunos cuestionamientos al interno de la comisión por la forma en la que el congresista Alva dirige el mencionado grupo de trabajo. Uno de ellos tiene que ver con la designación del asesor principal de la Comisión de Energía y Minas. En ese cargo el congresista ha nombrado al profesor de educación secundaria y biólogo, Carlos Eduardo Arancibia Arroyo. Para algunos legisladores esta decisión le restaría operatividad a la Comisión de Energía y Minas, debido a la poca experiencia y conocimiento que el asesor tendría de ese sector.

Documentos de comuneros estuvieron en las casillas electrónicas de los congresista desde el 24 de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here