Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El Ministerio de Relaciones Exteriores se pronunció ante el derrame de petróleo de Repsol en el mar de Ventanilla indicando que lo ocurrido es el peor desastre ecológico de los últimos tiempos en Lima.

La Cancillería exigió que la citada empresa solucione los daños de manera inmediata. Este incidente ha puesto en peligro la flora y fauna de dos áreas naturales protegidas, además, genera un grave perjuicio a cientos de familias de pescadores que su economía se sustenta de la pesca y el turismo.

“Esta terrible situación ha puesto en peligro la flora y fauna en dos áreas naturales protegidas a más de 18 000 kilómetros cuadrados como la Reserva Nacional del Sistema de islas, islotes y puntas guaneras, islotes de pescadores y la zona reservada Ancón”, refirió la Cancillería.

Por su parte, Pedro John Barrera, alcalde de Ancón, manifestó que aproximadamente se tomarían tres semanas para poder limpiar las 12 playas del citado distrito que se vieron afectadas por el derrame de petróleo del pasado 15 de enero en el mar de su jurisdicción, durante la descarga de crudo realizada por la Refinería La Pampilla (Repsol).

La autoridad edil cuestionó que ningún representante tanto del ejecutivo como de Repsol se hayan comunicado con él para informarle que plan de contingencia y de limpieza utilizarán para el recojo del material oleoso.

De otro lado, el ministro del Ambiente, Rubén Ramírez, indicó que el derrame ha sido de aproximadamente 6000 barriles de petróleo, esto equivale a casi 1 millón de botellas de gaseosa llenas de petróleo. La multa que podría recibir la refinería La Pampilla sería de hasta 30 000 UIT, equivalente a 138 millones de soles.