Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Tras revelarse que la empresa Constructora y Consultoría C Y S SAC, constructora que Óscar Acuña Peralta ha reconocido como suya, se adjudicó la obra «Recuperación del Local Escolar de la I.E. N°2309 Indoamérica» en la Municipalidad Distrital de La Esperanza, durante la gestión del alcalde apepista Martín Namay, los cuestionamientos no se han hecho esperar. La mayoría de las críticas están en la línea prevista: que en el partido de César Acuña, la política se mezclaría con los negocios.

Sin embargo, el mayor cuestionamiento viene desde el punto de vista legal. En entrevista con Macronorte, el abogado Manuel Pesantes refirió que Óscar Acuña debería ser investigado por el presunto delito de lavado de activos. Esto por lo señalado por el dirigente de APP, quien al ser entrevistado por Juan Carlos Asmat, periodista de este portal de investigación, reconoció que la empresa Constructora y Consultoría C Y S SAC era de su propiedad, pese a que actualmente no tiene presencia en el accionariado, ni en los cargos funcionales. Es decir, sería el beneficiario directo y final de una empresa que formalmente ya no le pertenecería.

«Esa empresa tiene 20 años, sí es mía. Cada persona tiene derecho a trabajar y yo tengo derecho a trabajar, nadie nos va a mantener«, ha manifestado el máximo dirigente apepista de La Libertad.

«Para Óscar Acuña se estaría tipificando el presunto delito de lavado de activos, porque probablemente estaría utilizando personas para que él no se involucre en las contrataciones con el Estado. El Ministerio Público podría iniciar una investigación preliminar por lavado de activos, debido a que él ha dicho que «es mi empresa», pero son otras personas las que aparecen como accionistas», señaló el abogado.

En los archivos del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE) aparecen como accionistas de la empresa Constructora y Consultoría C Y S SAC, con Capacidad Máxima para Contratar (CMC) de S/ 6,444,569.02; Ernesto Yi Soto, Wilson Guevara Salazar y Constructora Roguemi SAC. Diolinda Isabel Vásquez Cubas es la gerente general.

Sobre la Constructora Roguemi SAC, empresa que tiene una CMC de S/ 6,517,352.92, Óscar Acuña confirmó hace algunos años que también le pertenecía, sin embargo, actualmente la empresa tiene como únicos socios a Miguel Eduardo Hurtado Gastañadui, Jean Piere Guevara Vega y Silvia Liliana Muñoz Ruiz. En tanto, en el cargo de gerente general fue nombrado Luis Diego Angulo Vílchez.

«Habría que preguntarnos: ¿estas personas que aparecen como dueños de la empresa tienen la capacidad económica suficiente o adquisitiva para haber formado una empresa del patrimonio que se necesita para licitar con el Estado. Porque se han dado casos que aparecen como accionistas, personas que no tienen estudios, personas que no registran patrimonio y aparecen como accionistas de empresas millonarias. Entonces se tendría que examinar ese dato y ese trabajo debería realizarlo el Ministerio Público», argumentó Manuel Pesantes.

Sumado al lazo contractual entre la Municipalidad Distrital de La Esperanza y la empresa Constructora y Consultoría C Y S SAC, el vínculo partidario que existe entre el alcalde Martín Namay y el coordinador regional de APP, Óscar Acuña, podría involucrar a ambos en una investigación por los presuntos delitos de negociación incompatible y tráfico de influencias.

«El tráfico de influencias es la promesa para interceder ante un funcionario público para obtener un beneficio de forma indebida para terceros o si mismo. En este caso se podría pensar que como soy dirigente del partido y es mi amigo Martín Namay, intercedo ante el alcalde o el funcionario para que le dé las obras a la empresa», explicó el letrado.

Por este caso, Martín Namay podría ser investigado por el delito de negociación incompatible. «Ya netamente estarían tipificados los delitos funcionales», puntualizó nuestro entrevistado.

Negocios y política. Obra adjudicada a empresa de Óscar ha puesto los reflectores sobre la gestión de Namay

«Lo más grave son los delitos funcionales, los delitos que podrían cometer las personas vinculadas a la función pública. En este caso esta cercanía por pertenecer al mismo partido (Óscar Acuña y Martín Namay), esta forma tan repudiable de poner mi empresa a licitar con una municipalidad, en la cual es de mi mismo partido el alcalde y hacia quien yo evidencio mi simpatía con esta persona, eso es totalmente reprochable desde el punto de vista social y desde el punto de vista legal», añadió.

Como se ha informado, en las últimas semanas Óscar Acuña ha criticado duramente a la gestión del alcalde de Trujillo, José Ruiz, quien es contendor de Martín Namay en las elecciones internas de APP, para elegir al candidato a la alcaldía de la ciudad primaveral. Esta intervención ha sido interpretada por un gran sector de la militancia apepista y la prensa local como un apoyo tácito a las pretensiones políticas del alcalde esperancino.

Nuevamente en el plano legal, para el abogado Pesantes, la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de La Libertad debería iniciar una investigación preliminar de oficio sobre este caso. «No se debe esperar una denuncia escrita por ningún ciudadano«, explicó.